Los responsables de la masacre en Brasil serán transferidos a cárceles federales

Complejo Penitenciario Anisio Jobim.
Complejo Penitenciario Anisio Jobim. / EFE
  • Habrá mayores medidas de seguridad para los autores del motín en Manaos, saldado con 56 muertos

Decora y protege tu sofá con fundas de calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Textura y suavidad en textil de baño

Las mejores marcas a los mejores precios

Nueva colección de botas, botines y australianas

Hasta 80%

Moda para hombre y mujer al mejor precio

Hasta 70%

Desplázate con la mejor tecnología

Hasta 70%

Lleva contigo a tus personajes favoritos

Las mejores marcas a los mejores precios

La marca de moda en exclusiva para ti

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Calzado y mochilas para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Calzado de tus marcas favoritas

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda casual para hombre y mujer

Hasta 80%

¡Todo el menaje que necesitas al mejor precio!

Hasta 70%

Primeras marcas en menaje para el hogar

Hasta 70%

Bolsos de piel de diseño exclusivo.

Hasta 80%

Diseño y calidad en tu descanso

Hasta 70%

Joyería y relojería de tus marcas favoritas

Hasta 70%

Selección de marcas en moda íntima para hombre

Hasta 70%

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Miss Sixty, Morellato y V&L

Hasta 80%

Bolsos y complementos de piel

Hasta 80%

Renueva tu comedor con muebles de diseño al mejor precio

Hasta 70%

El ministro de Justicia de Brasil, Alexandre de Moraes, anunció este martes que varios de los responsables de la muerte de 56 presos en una cárcel de Manaos serán trasladados a prisiones federales, con mayores medidas de seguridad.

"Estamos esperando la identificación de los líderes por parte del gobierno del estado (de Amazonas, cuya capital es Manaos), que pidió que apenas sean identificados, sean transferidos a presidios federales", sostuvo Moraes en una entrevista en Manaos la madrugada del martes.

El violento motín ocurrió en el Complejo Penitenciario Anisio Jobim (Compaj), en una zona periférica de Manaos, motivado por un choque entre dos facciones criminales: el Primer Comando de la Capital (PCC), originario de Sao Paulo, y el grupo local Familia del Norte (FDN). Varios de los muertos fueron decapitados, informaron las autoridades, que calificaron el episodio como la mayor matanza cometida en una prisión de la Amazonía.

El gobierno de Amazonas reportó además la fuga de 112 presos del Compaj y de 72 internos del Instituto Penal Antonio Trindade (Ipat), una unidad de detención preventiva dentro del mismo recinto. Sólo 40 de estos 184 fugitivos fueron recapturados.

Después de la matanza también se registraron intentos de rebelión en otras cárceles de la ciudad, y unos 130 detenidos de una misma facción debieron ser trasladados de sus respectivos centros a una prisión pública que había sido desactivada, después de que recibieran amenazas de muerte, aseguró el gobierno.

El ministro de Justicia aseguró que la semana pasada el gobierno federal transfirió recursos a los estados para crear 20.000 nuevas plazas en las superpobladas prisiones de Brasil, que permitan "separar a los líderes, más peligrosos, de aquellos presos no tan peligrosos".

El estado de Amazonas podrá sumar 1.200 lugares con estos recursos, precisó Moraes. Las cárceles del estado de Amazonas, que tiene una población carcelaria superior a los 8.800 individuos, albergan 2,59 presos por cada lugar disponible.

Moraes también anunció la transferencia de recursos para instalar tecnología que impida el ingreso de teléfonos celulares dentro de las cárceles. El motín de Manaos es uno de los mayores registrados en los últimos años en Brasil, después de la sonada masacre que tuvo lugar en 1992 en la cárcel de Carandiru, en Sao Paulo, durante una operación policial para controlar un motín que acabó con 111 presos muertos.

En octubre pasado, 25 presos murieron en una cárcel de Roraima, limítrofe con Venezuela, por un enfrentamiento entre el PCC y el Comando Vermelho (CV, originario de Río de Janeiro), las dos mayores facciones del crimen organizado en Brasil.

Brasil tiene la cuarta mayor población penal del mundo, por detrás de Estados Unidos, China y Rusia. De acuerdo con un estudio del Ministerio de Justicia, que detalla que la mayoría de los presos son jóvenes negros, la población carcelaria era de 622.000 personas a fines de 2014.