El Norte de Castilla

Las 21 secuestradas por Boko Haram relatan su cautiverio

vídeo

Algunas de las 21 niñas de Chibok que fueron liberadas. / Afp | Vídeo: Atlas

  • La insurrección del grupo yihadista deja más de 20.000 muertos y 2,6 millones de desplazados desde 2009

Las 21 estudiantes de Chibok, liberadas tras más de dos años en manos del grupo yihadista nigeriano Boko Haram, se reunieron con sus familias el domingo en Abuya y contaron su difícil situación mientras estuvieron secuestradas.

Durante una ceremonia religiosa celebrada en su honor, Gloria Dame, una de ellas, explicó que vivieron durante un mes y diez días sin alimentos antes de ser liberadas y que una bomba del ejército nigeriano casi las alcanzó. «Damos gracias a Dios por habernos reunido hoy de nuevo. Estaba en el bosque cuando un avión lanzó una bomba cerca de mí pero no resulté herida», contó, visiblemente emocionada y muy debilitada por el hambre. «No tuvimos comida durante un mes y diez días pero no morimos, gracias a Dios».

La joven narró su historia en lengua hausa, en una ceremonia religiosa cristiana, organizada por los Servicios de Seguridad nigerianos (DSS), que orquestaron su liberación después de haber negociado con los yihadistas de Boko Haram. Convertidas al islam tras su captura, como afirmó en un vídeo el líder del grupo, Abubakar Shekau, las estudiantes de Chibok, mayoritariamente cristianas, no «pudieron rezar como pueden hacerlo hoy», explicó Gloria Dame.

La ceremonia se vio interrumpida cuando los padres de las jóvenes, raptadas en abril de 2014, rompieron en llanto, abrazándolas. «Todos podemos ver la emoción y la alegría de los padres», declaró el ministro de Información, Lai Mohamed, en su discurso de clausura. El ministro agregó que las «negociaciones [con Boko Haram] no terminarán hasta que todas las niñas hayan sido liberadas». «Estas negociaciones se están desarrollando incluso mientras estamos hablando. Muy pronto, otras, muchas más, serán liberadas», aseguró el ministro.

Canjeadas por combatientes

La liberación, el jueves, de 21 estudiantes de Chibok, secuestradas con más de 200 compañeras suyas hace más de dos años, era uno de los puntos fuertes de la campaña del candidato Muhammadu Buhari, elegido en mayo de 2015. Difundido por los medios de todo el mundo, este secuestro masivo provocó una oleada de indignación, principalmente en Twitter, con la etiqueta #Bringbackourgirls ("Traed de vuelta a nuestras chicas"), compartida incluso por la primera dama estadounidense, Michelle Obama.

Las 21 jóvenes fueron canjeadas contra cuatro combatientes de Boko Haram en la ciudad de Banki, en la frontera con Camerún, según fuentes locales, pero el ministro de Información fue categórico al decir que «no fue un intercambio».

La insurrección de Boko Haram ha dejado más de 20.000 muertos y 2,6 millones de desplazados desde 2009. Además, miles de personas siguen en manos del grupo. El noreste de Nigeria sigue siendo relativamente inaccesible a causa del conflicto y atraviesa una crisis alimentaria sin precedente. Unos 60.000 niños podrían morir de hambre antes de que termine el año, según la ONU.