Trump asegura al presidente Xi que respetará la «política de una sola China»

Donald Trump y Xi Jinping.
Donald Trump y Xi Jinping. / Efe
  • El presidente de EE UU irritó profundamente a Pekín al aceptar una llamada de felicitación de Taiwán, a la que China considera como una provincia rebelde

El presidente Donald Trump llamó a su homólogo chino Xi Jinping y le aseguró que respetará la política de "una sola China", según ha anunciado la Casa Blanca en un comunicado al informar de la primera conversación telefónica entre ambos líderes desde que Trump llegó al poder.

"El presidente Trump acordó, a petición del presidente Xi, respetar nuestra política de 'una sola China'", ha indicado la Casa Blanca en el texto, que añade que los dos mandatarios "se extendieron invitaciones para reunirse en sus respectivos países".

Xi ha aplaudido el anuncio estadounidense sobre un tema sensible que había enturbiado las relaciones entre ambas potencias después de que Trump sugiriera que ese asunto merecía ser objeto de negociación. "Xi Jinping saluda la reafirmación por Trump de la adhesión del Gobierno norteamericano al principio de la China única", declaró a la televisión estatal CCTV.

La Casa Blanca calificó la conversación telefónica -que se produce un día antes de que Trump se reúna con el primer ministro japonés Shinzo Abe- como de "extremadamente cordial", señalando que los mandatarios "esperan con impaciencia avanzar en sus conversaciones con resultados positivos".

La llamada de Taiwán

El miércoles, el jefe de Estado norteamericano había enviado una carta a Xi Jinping en la cual le señalaba que esperaba mantener "una relación constructiva que beneficie tanto a Estados Unidos como a China", según informó el portavoz presidencial Sean Spicer.

Entre su victoria electoral en noviembre y su investidura a fines de enero, Trump irritó profundamente a Pekín al aceptar una llamada telefónica de felicitaciones de la presidente de Taiwán, Tsai Ing-wen. En el nombre del "principio de una sola China", Pekín rechaza que sus socios mantengan relaciones diplomáticas con la isla, a la que considera como una provincia rebelde. Pero Trump avanzó en diciembre que no daba necesariamente por sentado ese principio de "una sola China".

Estados Unidos rompió en 1979 sus relaciones diplomáticas con Taiwán y reconoció al régimen comunista de China continental como la única autoridad legítima china. Pero Washington continúa manteniendo vínculos comerciales con Taiwán y le vende armas.