Rusia se propone suavizar las penas por violencia de género

Putin, durante una misa ortodoxa.
Putin, durante una misa ortodoxa. / EFE
  • La nueva ley permitiría esquivar la cárcel a los primeros infractores

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 80%

Calzado técnico running y trail para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Accesorios imprescindibles para tu día a día

Hasta 70%

¡Moda chic y casual a precios increíbles!

Hasta 80%

Marca española de moda para hombre

Hasta 70%

Moda casual para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Sea cual sea tu estilo hay una chaqueta de piel para ti

Hasta 70%

Renueva tus básicos y luce piernas esta temporada

Hasta 80%

Decora y protege tu sofá con fundas de calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Textura y suavidad en textil de baño

Las mejores marcas a los mejores precios

Nueva colección de botas, botines y australianas

Hasta 80%

Moda para hombre y mujer al mejor precio

Hasta 70%

Desplázate con la mejor tecnología

Hasta 70%

Bolsos y complementos de piel

Hasta 80%

Lleva contigo a tus personajes favoritos

Las mejores marcas a los mejores precios

La marca de moda en exclusiva para ti

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Calzado de tus marcas favoritas

Las mejores marcas a los mejores precios

¡Todo el menaje que necesitas al mejor precio!

Hasta 70%

Primeras marcas en menaje para el hogar

Hasta 70%

La Duma (Cámara Baja del Parlamento ruso) aprobó el miércoles en primera lectura, con 368 votos a favor sobre un total de 450, un proyecto de ley que pretende, si la iniciativa progresa y la hace suya el presidente Vládimir Putin, sacar la violencia de género de la legislación penal y convertirla en una simple "falta administrativa", a menos que haya reincidencia o haya muertes de por medio. Para que pueda ser considerada como una infracción administrativa es necesario que el maltratador golpee a su víctima no más de una vez al año, no debe causar lesiones graves y tendrán que estar debidamente probada, ya que, de lo contrario, no se activaría el cómputo de agresiones.

Frente a los dos años de cárcel, pena máxima que hasta la fecha podía ser impuesta a los agresores, la nueva norma prescribe multas de hasta 30.000 rublos (cerca de 500 euros), 15 días de arresto o 120 horas de trabajos sociales. Reincidir sí conllevaría penas de cárcel más prolongadas o si la paliza conduce al fallecimiento de la maltratada.

La promotora del anteproyecto ha sido, paradójicamente, una mujer, la senadora del partido Rusia Justa, Elena Mizúlina, artífice también de la "ley contra la propaganda homosexual" y antigua presidenta del Comité parlamentario de Familia, Mujer e Infancia.

Según expuso en su intervención, "no es lógico que tenga más castigo una agresión dentro de la familia, a un familiar próximo, que fuera". A juicio de Mizúlina, "descriminalizar " la violencia doméstica "permitirá proteger a la familia de injerencias exteriores no justificadas y defender la familia tradicional (...) amenazada si el marido va a la cárcel". La senadora cree que no es de recibo que "tengamos personas en prisión durante dos años y con la etiqueta de delincuente por un simple sopapo".

La letrada María Davtián y muchos otros expertos han puesto el grito en el cielo, ya que están convencidos de que, si la ley termina aprobándose, "llevará a una explosión de violencia en el seno de las familias rusas". Davtián tampoco está de acuerdo con que haga falta provocar lesiones graves para castigar al maltratador, a su juicio, "cualquier agresión tiene que ser punible aunque cause solamente un moratón".

El Ministerio del Interior ruso admitió en 2008 que cada año entre 12.000 y 14.000 mujeres mueren a manos de sus parejas. En años posteriores no se ha vuelto a facilitar datos al respecto para ocultar el problema pese a los continuos requerimientos de los organismo internacionales. En 2015, el mismo ministerio aseguró que 50.000 personas habían sido víctimas de la violencia doméstica, sin aportar más detalles.