El Norte de Castilla

La ONU refuerza sus sanciones para frenar el programa nuclear norcoreano

Kim Jong-un, líder norcoreano, observa el lanzamiento de un misil balístico.
Kim Jong-un, líder norcoreano, observa el lanzamiento de un misil balístico. / Reuters
  • Introduce toda una serie de nuevos castigos económicos y diplomáticos, que buscan limitar los ingresos del régimen de Pyongyang y, como consecuencia, su capacidad para desarrollar armas nucleares y misiles balísticos

El Consejo de Seguridad de la ONU ha reforzado hoy las sanciones contra Corea del Norte en un intento por frenar el avance del programa nuclear del país asiático y en respuesta a su último ensayo atómico.

Con una resolución aprobada por unanimidad, el Consejo introdujo toda una serie de nuevos castigos económicos y diplomáticos, que principalmente buscan limitar los ingresos del régimen de Pyongyang y, como consecuencia, su capacidad para desarrollar armas nucleares y misiles balísticos.

La medida más ambiciosa en ese sentido es la imposición a partir de enero de un límite de 400 millones de dólares o 7,5 millones de toneladas anuales a las exportaciones de carbón de Corea del Norte, una de las principales fuentes de divisas para el régimen.

Según Estados Unidos, eso reducirá en unos 700 millones de dólares los ingresos que el país asiático obtiene por esa vía, pues se calcula que actualmente gana algo más de 1.000 millones al año, principalmente por las compras de China.

Además, se prohíben las exportaciones de otros materiales como cobre, zinc o plata, con las que Pyongyang ingresa unos 100 millones de dólares al año.

En total, según Washington, se recortará al menos un 25 por ciento de los ingresos que el país obtiene con sus exportaciones.

El Gobierno estadounidense ha sido el gran impulsor de la resolución, que ha negociado durante más de dos meses con China, a raíz del ensayo nuclear que Corea del Norte llevó a cabo el pasado septiembre.

Esa prueba, la segunda en ocho meses y la más potente hasta la fecha, recibió una condena generalizada por parte de la comunidad internacional.

Pekín, que tradicionalmente ha frenado las acciones más contundentes contra su vecino en la ONU, también criticó abiertamente el ensayo, en una muestra del enfriamiento que viven las relaciones entre los dos países.

El texto refuerza toda una serie de sanciones que el Consejo de Seguridad ha venido imponiendo en los últimos años y, especialmente, el duro paquete que aprobó tras el anterior ensayo nuclear que el país asiático llevó a cabo en enero.

Con numerosas medidas ya en vigor, en esta ocasión Naciones Unidas apunta también a algunas vías de financiación de Corea del Norte que resultan curiosas, como la venta de monumentos.

"Se podrán preguntar ¿por qué demonios prohibimos la exportación de monumentos? Pues resulta que esas exportaciones (...) generan decenas de millones de dólares para el régimen", explicó hoy la embajadora estadounidense, Samantha Power.

La diplomática mencionó como ejemplo una estatua del fallecido presidente congoleño Laurent Kabila levantada en Kinshasa o dos estatuas por las que el presidente de Zimbabue, Robert Mugabe, pagó cinco millones de dólares.

La resolución añade también a varios individuos y entidades a la "lista negra" de la ONU, lo que acarrea prohibiciones de viajes y congelaciones de activos, y busca limitar el uso que Corea del Norte hace de pasaportes diplomáticos para facilitar los movimientos en el extranjero de personas que trabajan en sus programas de armas.

También refuerza las inspecciones de materiales con destino al país, para evitar la entrada de productos que pueden ser utilizados con fines militares.

Román Oyarzun, el embajador español ante Naciones Unidas y presidente del comité de sanciones a Corea del Norte, recalcó que todas estas medidas no buscan empeorar la situación humanitaria en el país, sino "hacer desistir" a los responsables de los programas nucleares y de misiles.

"Las sanciones no son un objetivo, sino un medio para lograr una paz y una estabilidad duraderas", recalcó.

En un gesto poco habitual, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, asistió a la votación en el Consejo de Seguridad para subrayar la importancia de la acción.

Ban, que dejará el cargo a final de año y que es visto como un posible candidato a presidir Corea del Sur, destacó la "unidad" demostrada por los miembros del Consejo y la contundencia de las medidas aprobadas ante "uno de los desafíos más duraderos y acuciantes a la paz y la seguridad".

Según Ban, Corea del Norte debe "cambiar de rumbo y avanzar hacia un camino de desnuclearización con un diálogo sincero" con la comunidad internacional.