Un jurado de EE UU declara culpables de narcotráfico a los sobrinos de Maduro

La esposa de Efraín Antonio Campo Flores, a la salida de la corte federal del sur de Manhattan.
La esposa de Efraín Antonio Campo Flores, a la salida de la corte federal del sur de Manhattan. / Miguel Rajmil (Efe)
  • Les acusa de planificar el envío de 800 kilos de cocaína desde Venezuela

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

Un jurado estadounidense ha declarado este viernes culpables de planificar el envío de 800 kilos de cocaína a Estados Unidos a dos sobrinos de la primera dama de Venezuela.

Tras ocho días de juicio y seis horas y media de deliberaciones en un tribunal federal de Nueva York, el jurado ha decidido de forma unánime que Efraín Antonio Campo Flores, de 30 años, y su primo Franqui Francisco Flores de Freitas, de 31, son culpables de conspiración para importar cocaína a Estados Unidos, y de conspiración para manufacturar y distribuir cocaína al país.

El juez, Paul Crotty de la corte federal del sur de Manhattan, a cargo del caso, ha fijado como fecha tentativa de la sentencia el 7 de marzo. La pena mínima son 10 años de cárcel, y la máxima cadena perpetua.

Los dos sobrinos, presentes en la corte federal durante todo el juicio, escucharon serios el veredicto, con rostro inexpresivo. Ambos fueron detenidos en Haití en noviembre del año pasado por la DEA, la agencia antidrogas estadounidense, y trasladados a Nueva York, donde han permanecido casi un año en prisión a la espera del juicio.

Pruebas

La agencia antidroga estadounidense (DEA) llevó a cabo una operación encubierta con informantes confidenciales en Venezuela y Honduras para atrapar a los dos sobrinos. Grabaciones de vídeo, fotos y transcripciones de conversaciones telefónicas mostradas al jurado durante el juicio muestran a los acusados negociando el envío de 800 kilogramos de cocaína de Venezuela a Honduras a cambio de un total de 20 millones de dólares, y a los informantes diciendo que el destino final de los cargamentos sería Estados Unidos.

Campo Flores aparece en un vídeo sosteniendo un ladrillo blanco que asegura es cocaína proveniente de la guerrilla colombiana de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Asegura en otras grabaciones que tiene control del aeropuerto internacional de Caracas y que tienen acceso al hangar presidencial. En un chat telefónico mostrado por la fiscalía al jurado, Campo Flores dice que precisaba hacer el trabajo para aportar dinero a la campaña para las elecciones legislativas de diciembre de 2015 en Venezuela, en la que su tía Cilia Flores, esposa del presidente venezolano Nicolás Maduro, fue reelegida como diputada de la Asamblea Nacional.

Los dos primos viajaron en noviembre de 2015 a Haití en un jet privado para recibir allí 11 millones de dólares por organizar el envío de un primer cargamento de droga, pero fueron arrestados por agentes de la DEA que los trasladaron a Nueva York.