Vivir bajo el anonimato

Paz Padilla besa a su hija Anna Ferrer en el día de su boda.
Paz Padilla besa a su hija Anna Ferrer en el día de su boda. / Instagram

Muchos hijos de famosos no quieren ser personajes públicos porque instalados en el anonimato viven mucho mejor

EL NORTE

Los hijos de famosos tienen dos opciones: seguir el camino de sus padres y convertirse en carne de cañón para los paparazzi o instalarse en el más puro anonimato y pasar completamente desapercibidos.

El número uno de este ránking del anonimato es para Andrea Janeiro, la hija de Belén Esteban, superestrella mediática donde las haya. Pero Andrea no es como su madre. Desde el momento en el que alcanzó la pubertad ya tenía claro que no quería ser un personaje público. La 'princesa del pueblo' también ha asegurado que cuando su hija cumpla los 18 años (el 20 de julio) se irá a estudiar al extranjero para tener una vida lo más normal posible.

En el anonimato también está instalada Alejandra Rubio Borrego, la hija de Terelu Campos, que también está a punto de alcanzar la mayoría de edad. Aunque no suele acudir a fiestas y photocalls, se conocen algunos datos de Alejandra como que es gran amiga de Ana Matamoros, la hija de Makoke y Kiko Matamoros y que tiene novio.

Alberto Herrera, hijo de Mariló Montero y Carlos Herrera, no quiere seguir el mismo camino que su hermana Rocío Crusset, cuya trayectoria como modelo es conocida por todos, tanto en el aspecto profesional como personal. El joven Alberto nunca descuida su guitarra y es un aficionado a los deportes de aventura.

Rocío Flores Carrasco, hija de Rocío y Antonio David, era la niña bonita de Rocío Jurado, quien siempre que podía presumía de ella. A medida que ha ido sumando años, los problemas han ido llamando a su puerta. Al cumplir los 18 años decidió irse de la casa de su madre para vivir con su padre. A pesar de que quiere ser un personaje anónimo, de vez en cuando ha hecho declaraciones contra su madre.

Ana Ferrer Padilla, influencer, pero ajena a los escenarios públicos. Su cuenta en Youtube suma más de 31.000 suscriptores y su Instagram más de 58.000. Aunque su madre, Paz Padilla, ha declarado en varias ocasiones que ella es una persona popular, su hija tiene muy claro que quiere mantenerse al margen de este mundo.

Esta recopilación de hijos anónimos de personajes famosos que ha elaborado 'Bekia' concluye con Tristán Ramírez Ruiz. Licenciado en Historia, el hijo de Ágatha Ruiz de la Prada y Pedro J. Ramírez solamente asiste a los eventos que organiza su madre de su firma, pero en calidad de director general de la empresa de la diseñadora más que como hijo.

Fotos

Vídeos