El sensual tango de Bustamante en 'Bailando con las estrellas'

Bustamante con su pareja Yana Olina en 'Bailando con las estrellas'. /TVE
Bustamante con su pareja Yana Olina en 'Bailando con las estrellas'. / TVE

El cantante se convirtió en el protagonista del estreno en TVE por la expectación que generó al compartir escenario con la bailarina rusa Yana Olina

JOSEBA FIESTRAS

El progama es blanco como la leche, huye del morbo y de amarillismos. Aún así, en su estreno todos los ojos estaban puestos en David Bustamante. La inauguración de 'Bailando con las estrellas' contó con el aliciente añadido de ver por primera vez juntos en un escenario al cantante y a la bailarina Yana Olina, que desde hace unos días aparece en las revistas como su supuesta nueva novia. La pareja cerró la ronda de danzas, manteniendo la expectación hasta el final. Y les tocó un tango. El dúo destacó por encima de los demás con el sensual baile clasificándose en primera posición. «Me habéis transportado a vuestra historia y me ha encantado la pasión que habéis vendido», opinó Isabel Pérez. La coreógrafa forma parte del jurado junto a la reconocida productora Moira Chapman y al bailarín Joaquín Cortés. Precisamente fue éste último el que incidió en la pasión que derrocharon Bustamante y Yana sobre las tablas. «Hay que vivir con pasión. Una vida sin pasión no vale nada y vosotros la tenéis», ilustró tras asegurar que habían sido la pareja más profesional de todas las que habían participado.

Naturalmente, el tribunal se refería a la actuación, no a lo que hay detrás de ella, pero los dobles sentidos se multiplicaron en las redes sociales. En relación a las enseñanzas y la disciplina que le exige su compañera de concurso, el artista cántabro bromeó diciendo: «Yo no había hecho la mili, pero la estoy haciendo ahora a la rusa». Y la chanza le valió a la presentadora, Rocío Muñoz, para vacilar a la maestra llamándola 'señorita Rottenmeiher'. Y ahí saltó David a defenderla. «No se lo merece porque es muy dulce», quiso aclarar, incidiendo en que, a pesar de lo competitivo que es él, «lo que más miedo me da es fallar a mi compañera».

Ciertamente el dúo demostró una complicidad encomiable en la escena interpretando el complejo baile argentino. «La compenetración entre ustedes es magnífica. El baile te va a cambiar la vida», le soltó Chapman a Bustamante, que asintió con la cabeza. Tan bien lo hicieron que se merecieron la puntuación más alta de la noche, 23 puntos, y también el beneplácito de la audiencia, que los aupó a la primera posición del ránking. Una vez unidas las calificaciones del jurado y de la audiencia, el actor Fernando Guillén Cuervo y la cantante Merche quedaron los últimos, aunque al ser el debut del talent ninguno se fue a casa. Eso sí, ambas parejas parten con desventaja la próxima semana, cuando ya todos se la juegan.

Algún fallo técnico, sobre todo de sonido, empañó un poco el estreno. Pero son las cosas del directo, ¿no? Se agradece (y es arriegado) que el programa se emita en vivo porque le da un aire más atractivo. Un certamen de baile en directo cuenta con el incentivo de que si algo pasa lo vamos a ver, y las caidas y los tropezones fueron varios durante la gala (¡hasta un cámara se resbaló y cayó al suelo!). Esos eerrores humanizan y el espectador los aprecia en lugar de criticarlos. Mención especial merece la banda que interpreta todos los temas sin red. Precisamente fue el de San Vicente de la Barquera el que quiso reconocerles el trabajo. Y dio una de cal y otra de arena porque también quiso dar las gracias a la cadena «por darme la oportunidad de estar en un ambiente amable y no en un medio hostil como suelo estar», comentó enviando un dardo a la prensa rosa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos