La relación entre Neil Patrick Harris y David Burtka, en crisis

David Burtka y Neil Patrick Harris. /ABC
David Burtka y Neil Patrick Harris. / ABC

El matrimonio de los dos actores peligra por una supuesta infidelidad de Neil Patrick Harris

EL NORTE

Después de catorce años de relación -cuatro como matrimonio- y dos hijos en común, el matrimonio entre Neil Patrick Harris -Barney Stinson en 'Cómo conocí a vuestra madre'- y David Burtka está a punto de romperse. ¿Los motivos? La supuesta infidelidad de Neil a su pareja.

'InTouch' ha publicado una sorprendente conversación de Neil Patrick Harris con otro hombre, descubierta por una fuente en exclusiva para la revista: «Neil, que iba de incógnito con una gorra de béisbol, se detuvo junto a nuestra mesa y le hizo una propuesta a mi amigo. Le dijo: 'Oye, eres realmente sexy. ¿Puedo darte mi número?' y, 'Ven a mi hotel más tarde’». «Mi amigo, que es fanático de Neil, le dijo: 'Estoy confundido. ¿No estabas casado?’ a lo que él le respondió: «Mi matrimonio no está funcionando».

Desde hace meses, la pareja parece vivir en una constante crisis sentimental. Una fuente próxima a Neil Patrick y a David, aseguró que «están en terreno inestable», y que el actor-chef, aunque siempre ha sido consciente de que Neil Patrick era coqueto «últimamente, ha sido más un problema que un simple defecto». La misma fuente explicó que «se aman y a sus hijos (los gemelos de siete años, Gideon y Harper), pero quieren que su relación y sus vidas sean más agradables». «Neil es sociable y le encanta salir de fiesta y salir en cualquier momento, mientras que David es extremadamente casero».

Los implicados no se han pronunciado, aunque sí lo ha hecho el representante de Neil Patrick Harris, que ha negado problemas matrimoniales o que el actor haya intentado ligar con otro hombre durante su viaje, asegurando que tiene problemas más importantes que resolver. «No es fácil estar en una relación. Vamos juntos a terapia de pareja», reconoció David. «No es que haya nada malo, pero es agradable hablar con un mediador».

La pareja también se esfuerza por adaptarse a la decisión de David de dejar de beber alcohol el año pasado. «No me gustaba la forma en la que estaba actuando y pensé: 'me lo debo a mí mismo. Se lo debo a mis hijos, estar al cien por cien».

Parece que ninguno de los dos quiere el divorcio. «Se les dice constantemente cuánto ha significado su relación, su matrimonio y la decisión de adoptar para toda la comunidad gay, y ambos se lo toman en serio y quieren seguir siendo un modelo a seguir». «Se aman, y también a sus hijos, y están tratando de arreglarlo», confesó un amigo de la pareja.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos