El presentador vallisoletano Aitor Trigos, en la ruina

Aitor Trigos.
Aitor Trigos.

El que fuera presentador de programas como 'Amor en la red' o 'Las mañanas de Cuatro' ha perdido su casa

EL NORTE

Hace diez años, Aitor Trigos era una presentador de moda. El vallisoletano fue conductor de 'Amor en la red', 'Las mañanas de Cuatro' y hasta llegó a presentar galas de Reyes..., pero en una entrevista concedida al 'CONFITV', que recoge 'Vertele!', todo ha cambiado en esta última década.

Aitor Trigos tiene 41 años, vive en Málaga y se dedica a hacer teatro y a colaborar en una televisión local de Alhaurín de la Torre, mientras realiza castings para volver a la pequeña pantalla. Antaño, «empezaba un programa y antes de que terminara ya me pedían que me metiera en otro».

Pero, como él mismo reconoce, no supo «asimilar lo que me estaba pasando en mis años de mayor esplendor y viví una borrachera profesional provocada por la buena racha. Tengo la mayor parte de la culpa de no estar ahora en la pequeña pantalla. No he visto manos negras en mi carrera», explica.

El vallisoletano reconoce que se encuentra en «una situación límite... hasta el punto en el que me quedé en la puta calle. Eso es muy difícil de remontar. Que dejaran de llamarme para conducir programas repercutió en mi situación personal. Perdí hasta mi casa, me la quitó el banco».

En estos momentos, Aitor se ha visto obligado a cambiar mucho. Además, en el terreno sentimental, recibió otro varapalo: «Después de que terminara mi trabajo en televisión he vivido un proceso complicado. Me he visto envuelto en muchísimos problemas tras un matrimonio fallido. Me acabo de divorciar».

En la entrevista, Aitor rememora su época dorada en la televisión: «El contrato que firmé en Antena 3 o el contrato que hice con Concha García Campoy o 'Amor en la red' eran contratos millonarios. Aparecí de la nada y ahora es como volver a empezar de cero, pero con 16 años más».

El problema, según Trigo, es que ahora las cadenas apuestan por valores seguros y no arriesgan con nuevos rostros: «Si lo que tienen les funciona siguen con lo mismo. La televisión me apasiona, pero es casi imposible. No es solo mi caso. Hay mucha gente válida que tampoco tiene espacio o hueco en la pequeña pantalla».

Aitor fue una de las personas que la productora Bulldog tuvo entre manos para formar parte del casting de 'Supervivientes 2017', pero las negociaciones no fructificaron. «Este año he intentado entrar en 'Supervivientes' pero no me han querido. No tengo problema en hacer algo en donde al fin y al cabo mantenga mi ética. Tenemos una responsabilidad con nosotros mismos y con quienes nos ven. En este tipo de reality show trataría de ser yo mismo intentando no ser guionizado. Si yo llegué a hacer algo en este mundo es por ser yo mismo. Si tengo que discutir, discutiría. No hay mayor éxito que ser uno mismo».

Fotos

Vídeos