Madonna intenta evitar la subasta de una carta en la que Tupac la deja

Madonna y Tupac.
Madonna y Tupac. / El Norte

La artista argumenta que sus efectos personales fueron robados por una antigua amiga que le ayudó en una mudanza

EL NORTE

Madonna pidió el martes a un juez que bloquee una subasta de efectos personales suyos que incluye una carta en la que el rapero Tupac Shakur rompe con ella, alegando que esas piezas íntimas fueron robadas por una antigua amiga.

La superestrella del pop interpuso el requerimiento en una corte de Nueva York un día antes de que la casa Gotta Have Rock and Roll ponga a subasta más de 100 lotes y en la que se espera que la carta de Tupac recaude 400.000 dólares, según informa AFP.

Madonna dijo en un comunicado que la corte consideró que la subasta «supera los límites de la decencia» y que estaba alarmada de haberse enterado de la venta por la prensa.

Buena parte de la colección proviene de la comerciante de arte Darlene Lutz.

Madonna dijo a la corte que Lutz fue una amiga cercana que tuvo acceso a sus efectos personales cuando la ayudó con la mudanza de su casa de Miami.

«Parece obvio que la mencionada Lutz traicionó mi confianza en un indignante esfuerzo por obtener mis posesiones sin mi conocimiento o consentimiento y ahora intenta sacar provecho vendiendo al público mis pertenencias personales y comunicaciones privadas», dijo Madonna.

«El hecho de que me haya convertido en una celebridad como resultado del éxito de mi carrera no invalida mi derecho a mantener la privacidad», agregó.

Poco se ha sabido públicamente de la relación que Madonna tuvo con Tupac, una de las principales figuras del hip hop y que murió de un disparo en 1996.

En la carta de 1995, Tupac dice que Madonna lo lastimó con comentarios públicos y que su imagen entre sus fans podría deteriorarse si se supiera que tenía una relación con una celebridad blanca.

Entre los otros lotes que Madonna buscó bloquear en la subasta figura una misiva a otro antiguo amante, el actor John Enos.

En la carta manuscrita de principios de los años 90, Madonna dice que envidia las carreras de la cantante Whitney Houston y la actriz Sharon Stone, señalando que eran «horriblemente mediocres».

Entre otros efectos cuya venta Madonna quiere evitar, aparecen casetes de música no editada y un cepillo de pelo.

«Entiendo que mi ADN podría ser extraído de uno de mis cabellos. Es indignante y muy ofensivo que mi ADN pueda ser subastado», indicó Madonna.

Fotos

Vídeos