Podría dejar en la calle a Toño Sanchís

Belén Esteban en 'Sálvame'. /Instagram
Belén Esteban en 'Sálvame'. / Instagram

Belén Esteban recuerda a su exrepresentante que tendrá que pagarle la próxima semana 587.383 euros

EL NORTE

Belén Esteban ha dado un adelantado del litigio que le enfrenta a Toño Sanchís. Como era de esperar, el escenario para dar la noticia no era otro que el plató de 'Sálvame'. Antes de decir nada avisó a sus seres queridos para que estuvieran atentos ante el televisor. Y allá iba: «Yo desde hace mucho tiempo y desde que yo estoy bien, mi vida ha dado un giro tremendo. Me da miedo decirlo, pero yo ahora mismo soy una persona feliz. Se lo decía a Miguel, que soy tan feliz que me da miedo que pase algo. Me siento realizada, siento que lo que más quiero está bien, la persona que tengo a mi lado me apoya y me quiere, tengo mi trabajo, a mis compañeros y la gente me quiere».

Tras este preámbulo comenzó a colocar uno a uno los números que forman la cantidad de dinero que tendrá que pagarle Sanchís: 587.383 euros. Una vez dicho esto, la 'princesa del pueblo' comentó: «Lo que ha pasado estos dos últimos años ha sido un palo muy gordo, y por mucho que yo lo diga, nadie sabe tanto como Miguel lo mal que lo he pasado. Hoy he hablado con mi abogada. El día 8 de mayo tenía que haber supuestamente un recurso, aunque la Audiencia dijera que no lo hiciera, pero siempre te queda la duda. El último día era el 8 pero el juzgado da un día de gracia para presentarlo», y añadía: «A día de hoy, 11 de mayo, ni mi abogada ni mi procuradora han recibido ningún recurso. Mi abogada, que es una persona seria, va a ir la semana que viene al juzgado, pero a día de hoy puedo decir que el señor Toño Sanchís no ha recurrido y la semana que viene tendré una sentencia firme».

Por todo ello, quería advertir al representante: «Esto quiere decir que el señor Sanchis tendrá su casa a subasta, o quedármela yo. Y con esto no quiero amenazar a nadie, pero yo sí puedo decir que la justicia me ha dado la razón y yo sí puedo ir con la cabeza bien alta. Y no me da pena ninguna, es mi dinero. O sea que, si no quieres que pase eso, PA-GA-ME. Ahora tocarán a la puerta de Toño, por si no quiere pagar, y tendrá que tasar su casa. Yo no lo siento, porque ese dinero es mío. Y a día de hoy no estoy contenta, estoy ilusionada gracias a esto».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos