El 30 de mayo se verán las caras en el juzgado Belén Esteban y Toño Sanchís

  • El primer asalto ha sido para la 'princesa del pueblo' con el embargo de los bienes de la sociedad que comparten el exmanáger y su esposa y que ascendía a 465.322,12 euros a favor de la tertuliana

El Juzgado de Instrucción número dos de Torrejón de Ardoz será el escenario en el que Belén Esteban y Toño Sanchís se vuelvan a ver las caras el próximo 30 de mayo. El encargado de confirmar la fecha ha sido el mánager en 'El programa de Ana Rosa', donde ha comentado que se encuentra tranquilo, a la vez que ha desmentido las informaciones publicadas en la revista 'Semana' en las que le habían aconsejado que llegase un acuerdo con Belén Esteban. «Mi abogado no me ha pedido que haga ningún acercamiento ni que intente llegar a ningún acuerdo», apuntaba Toño.

Para esta cita con la justicia, Belén Esteban está preparando con mucha atención su juicio, por lo que ha pedido a su productora unos días libres desde el 22 de mayo, según lo ha publicado 'Semana', que también explica que el juicio «constará de una única sesión, en la que declararán los testigos propuestos por ambas partes. De momento no está llamado a declarar Toño y la declaración de Belén depende del transcurso de la jornada».

Este primer asalto ha tenido como ganador a Belén Esteban ya que el pasado mes de noviembre el juzgado embargaba los bienes de la sociedad que comparten Toño y su esposa y que ascendía a 465.322,12 euros a favor de la 'princesa del pueblo', según recuerda el portal 'Chance'.

A este problema legal con Toño se une el nuevo enfrentamiento con Jesulín de Ubrique que viene derivado de la decisión de la hija que tienen en común, Andrea, de querer estudiar en el extranjero. En un principio, al torero no le importaba compartir los gastos de esos estudios con Belén, pero ahora podría haber cambiado de opinión: «Es tan feo, primero dijiste que sí, luego que no, pero aquí está su madre [...] Estoy tan dolida, pero no le va a faltar y menos para lo que es, por supuesto, aunque no tuviera yo, lo pediría, pero lo tengo».