Pocholo.
Pocholo. / Agencias

La policía de Barcelona precinta un piso de Pocholo que se utilizaba para encuentros sexuales

  • Lo tenía arrendado a un individuo que alquilaba habitaciones por horas, lo que ahora se conoce como 'Love Hotels'

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

Un piso ha sido precitando en Las Ramblas de Barcelona. Hasta aquí nada extraño, pero si esa vivienda se dedicaba a organizar encuentros sexuales y es propiedad de Pocholo Martínez-Bordiu y sus cuatro hermanos, la cosa cambia. El inmueble fue precintado al no tener ningún tipo de licencia. Los meublés, un concepto barcelonés, son lugares que se pueden alquilar por horas para tener encuentros sexuales. Ese término ha evolucionado al de 'Love Hotels'.

Según parece, fue la propia familia Martínez-Bordiú la que se dio cuenta de que el individio que les había alquilado el piso lo estaba utilizando como casa de citas, por lo que presentaron una denuncia, según recoge el portal 'Bekia'.

El ayuntamiento, al percartarse de la actividad que se estaba desarrollando en el inmueble, pidió a los propietarios el «cese inmediato de la actividad», pero los hermanos no lo hicieron y durante un mes más continuaron esos encuentros. El pasado 16 de febrero el consistorio emitió un documento que decía: «Precinto inmediato del piso así como el decomiso de los muebles, herramientas, géneros y el resto de enseres y efectos para la comisión de la infracción».