Maradona con Rocío Oliva.
Maradona con Rocío Oliva. / Efe

Un juez decidirá sobre la supuesta agresión de Maradona a su novia Rocío Oliva

  • Al no exisitir lesiones, es muy probable que se proceda al cierre del caso

Diego Armando Maradona se ha convertido en el auténtico protagonista del partido de ida de octavos de final de la Champions entre el Real Madrid y el Napolés, y eso que él no saltó al terreno de juego.

El astro argentino acaparó el interés informativo el miércoles después de que su novia Rocío Oliva, 30 años más joven que el exfutbolista, llamara a la recepción del establecimiento a primera hora de la mañana para pedir ayuda. Le estaba pegando. Pero al presentarse la Policía Nacional en el hotel, la pareja quitó hierro al asunto y lo resumieron en una mera discusión verbal subida de tono debido a los celos del novio, que acusaba a su chica de verse con otro hombre. A pesar de ese 'arreglo', el caso acabará en un juzgado madrileño.

A las 8:12 de la mañana, según recuerda el diario ABC, sonaba el teléfono de la recepción del Eurostar Suites Mirasierra, donde se hospedaban Maradona, Rocío, una hija de éste, Gianinna y su hijo. Era la voz nerviosa de Rocío que decía: «Mi pareja me está agrediendo» fue el escueto mensaje. El personal del hotel sabía perfectamente de quién se trataba y su director decidió avisar al 112. Hasta el hotel acudieron los médicos del Summa y un coche patrulla. Los agentes entraron en la suite para entrevistarse con la pareja. «Venimos por un aviso por agresión», explicaron los policías. Pero, para su sorpresa, la supuesta víctima se desdijo: «Ha sido un mal entendido. Estaba muy nerviosa. Es verdad que hemos discutido acaloradamente, pero no me ha pegado». Esa fue la misma versión que aportó el exfutbolista a los agentes.

Los policías le ofrecieron a la argentina la posibilidad de mostrar una denuncia, una opción que rechazó.

Según establece el protocolo en estos casos, se hizo cargo del asunto la Unidad de Familia y Mujer (Ufam) de la Brigada Provincial de Policía Judicial, debido a las declaraciones del personal del hotel y también de los protagonistas de la historia. Una vez instruido el atestado, las diligencias se remiten al juzgado que decidirá si lo archiva, los llama a declarar o incluso solicita más pesquisas. Al no haber lesiones es muy probable que se proceda al cierre del caso.

Por su parte, el abogado de Maradona, Matías Morla, aseguró que «fue una discusión de pareja normal. La agresión es falsa. Hubo una discusión. Ella llamó para pedir que le dieran otra habitación. Rocío se reía y dijo que nunca había llamado a la Policía. No había droga, ni alcohol ni vidrios rotos». El propio Maradona emitió un comunicado en Facebook negando el suceso y destacando que está pasando «por un gran momento».

Este capítulo en la relación de la pareja recuerda el vídeo que grabó Rocío en 2014, donde la pareja daba la sensación de que estaba discutiendo con violencia.