Yanina (izquierda) y Lavezzi posan con Sofía Álvarez, Macarena yManuel, del equipo de Las Tinajas
Yanina (izquierda) y Lavezzi posan con Sofía Álvarez, Macarena yManuel, del equipo de Las Tinajas / Ideal

El futbolista mejor pagado del mundo gasta en un restaurante de Granada 3.500 euros en vino

  • No es ni Leo Messi ni Cristiano Ronaldo, cobra 580.000 euros a la semana (83.000 al día) y esta semana ha estado de turismo en Granada

El jugador mejor pagado del mundo está sentado en una mesa maridando platos de gastronomía local con un vino colosal, Vega Sicilia Único cosecha de 1960. Un vino de 56 años de la mejor época de la bodega más famosa del mundo. Sucedió en el restaurante Las Tinajas el pasado lunes.

No es ni Leo Messi ni Cristiano Ronaldo. Se trata del futbolista argentino Ezequiel Lavezzi, ex del Nápoles, del París Saint-Germain y actual delantero del Hebei China Fortune. El delantero argentino firmó en enero un descomunal acuerdo con el club chino de ni más ni menos que 53 millones de euros por dos años. 580.000 euros a la semana, 83.000 al día… Está en España porque su equipo, entrenado por Manuel Pellegrini, realizará la segunda etapa de su pretemporada en Marbella. La prueba de que está en Andalucía son las fotos colgadas en su cuenta de Instagram y en la de su novia, la modelo argentina Yanina Screpante. Sevilla, Córdoba y Granada. Fotos en la Alhambra, en el Albaicín, en el paseo de los Tristes… Para cenar eligen un clásico de Granada, Las Tinajas. En el restaurante varios clientes reconocen a Ezequiel nada más entrar en la sala. Normal. Había comensales argentinos. Pero también lectores de Andalucía Gourmet. Y ellos son los que nos dan la gastronoticia. ¡Y qué noticia!

En una mesa al fondo del comedor, Lavezzi y Yanina se muestran simpáticos con el personal de sala, comentan que están encatados de la visita a Granada y piden jamón de Jabugo, ensalada de pimientos asados con queso de Montefrío, pastel de cordero con helado de mango a la canela y chuletón de buey… Y la carta de vinos. En ella, Ezequiel ve algo que le llama la atención: Vega Sicilia, el vino de moda entre las estrellas del fútbol, el mismo que el pasado domingo 22 su compañero de selección Lionel Messi descorchó para celebrar el cumpleaños de su madre. Esa foto dio la vuelta al mundo. Dos botellas: una de la cosecha 1987 (año de su nacimiento) y otra de 1960 (año de nacimiento de su madre). Ese mismo día, Neymar compartía mesa con su hermana y su pareja y lo hacía con una botella también de Vega Sicilia, de la añada 1976.

Lavezzi apenas dudó. Yanina algo más. Vega Sicilia Único de 1960, pero a diferencia del que unos días antes había descorchado Messi, esta botella era un magnum con ‘etiqueta arte’. Precisamente, desde 1960 esta famosa bodega situada en Valbuena de Duero (Valladolid) compra obras de arte de pintores españoles que luego reproduce en sus botellas de gran formato de Único. Estas obras pictóricas, además, forman una gran pinacoteca que se guarda en las paredes del palacete de Vega Sicilia.

La botella que se bebieron es una joya enológica al alcance sólo de un puñado de elegidos. Un monumento a la sensibilidad, al buen gusto… y al bolsillo exclusivo. En la carta, a 3.500 euros más IVA. Será casualidad, pero eso es lo que gana Lavezzi a la hora…

Sumilleres consagrados dicen que, junto al caldo del 62, es uno de los dos prodigios de la bodega que no se volverán a repetir. «Es el Vega Sicilia que a todos nos gustaría encontrar en una botella vieja», dicen. El vino que te llevarías a una isla desierta. Sólo se hicieron 2.000 botellas como esa. Sólo quienes lo han probado pueden juzgarlo: «Complejidad, frutos negros, zarzamora, grosella negra y un etéreo hilo balsámico a hiedra y hojas de laurel. Muy hermoso. No te cansas de olerlo». Desde el pasado lunes en ese selecto club de paladares hay dos nuevos socios: Ezequiel Lavezzi y Yanina Screpante.