Raphael: «Enferme del hígado por el alcohol»

Raphael: «Enferme del hígado por el alcohol»

  • El cantante acudió al programa de Bertín Osborne 'Mi casa es la tuya' donde recordó que «el transplante se hizo en abril...y en septiembre de ese mismo año me subí al primer escenario»

Bertín Osborne ha tenido como primer invitado del primer especial de Navidad de su programa 'Mi casa es la tuya' a Raphael.

Durante la entrevista, el cantante ha abierto su corazón al presentador y ha hablado de muchas partes de su vida, desde su infancia hasta la actualidad, repasando temas, anécdotas o su enfermedad en el hígado que le hizo renacer.

Raphael contó que «mi infancia fue muy humilde. Estuve ayudando a mis padres desde pequeño, porque no éramos una familia pudiente, aunque no lo recuerdo como algo que fuera horrible, sino que recuerdo una infancia muy feliz» y ha añadido que «empecé a cantar por mi hermano mayor. Él estaba estudiando en un colegio de curas, y uno de ellos le dijo que buscaban un chico para cantar. Les dijo que aunque era muy pequeño, él tenía un hermano que no paraba de hacerlo en todo el día, y cuando fui, ya no paré».

Después de explicar su traslado a Madrid, afirmó que «supe desde el principio que quería ser artista. Una de las veces que fui al teatro, viendo una obra de Calderón, me entró las ganas de trabajar en un escenario, y dije 'Yo tengo que trabajar ahí'». En la entrevista apunta que «en esa época estábamos viviendo con una tía de Madrid, y estuvimos allí durante una temporada. Cuando falleció, al vivir en una casa de alquiler, nos echaron, y un día que vine del teatro, vi que estábamos con los muebles en la calle».

También habló de su paso por Eurovisión, algo que recuerda como emocionante ya que era un evento que paralizaba al país. Raphael contó algunas cosas que le sucedieron por este motivo, como que «estaba haciendo el servicio militar cuando fui a Eurovisión, y entonces, el presidente de Televisión Española pidió que trataran bien. Gracias a eso, iba y venia a mi casa, con los permisos que me concedían».

En cuanto a su relación con su esposa, Natalia Figueroa, explicó que «la conocí en una entrega de premios, y como todo el mundo daba por hecho que nos conocíamos, nadie nos presentaba». Sobre como es ella, Raphael la ha definido como «única. Llevamos 45 maravillosos años juntos».

Respecto a su boda, comenta que «nos casamos en Venecia para huir de la aglomeración. Buscábamos un sitio pequeñito, para celebrar una ceremonia íntima, y la encontramos allí. Los invitados no sabían donde iban, porque les enviábamos a sitios distintos. Allí, alguien ya los dirigía al sitio correcto».

Durante la entrevista también abordaron el tema de la enfermedad que sufrió: «yo nunca había bebido ni fumado, pero empecé a beber alcohol porque me hacía dormir» y «enfermé del hígado -cirrosis hepática, según el médico que le atendió- por el alcohol, aunque nunca pensé que aquellas botellitas, como las que hay en los hoteles, que bebía por las noches para poder dormir, podían haberme hecho eso».

El cantante afirmó que «no quería someterme a un transplante, pero me lo empecé a plantear cuando me lo dijo el médico. Finalmente lo tuve que hacer, porque sino iba a morir. El día de la operación fue de vida o muerte, o llegaba el hígado, o no podía continuar viviendo. Es curioso que fue Rocío Jurado la que me dijo que no estaba bien, y ahora es ella la que no está aquí con nosotros».

Una vez operado, el cantante ha explicado que «quería volver cuanto antes a mi mundo. El transplante se hizo en abril, y en mayo ya estaba pensando en que disco quería grabar. En junio ya estaba grabándolo, y en septiembre de ese mismo año me subí al primer escenario». Una subida de la que Raphael ha afirmado que «le expliqué mi situación al director del Teatro de la Zarzuela, donde había debutado yo hacía muchos años, y le pedí que me dejará volver a debutar allí. Tras conmoverle la historia, volvió a programar el año, y me dejó que fuera el inicio de temporada, estando una semana el teatro entero para mí».