El Norte de Castilla

'Gran Hermano' les da un pequeño repaso a los concursantes

'Gran Hermano' les da un pequeño repaso a los concursantes

  • Los participantes estuvieron metidos en el confesionario durante una hora

La organización de 'Gran Hermano 17' le ha echado una buena reprimenda por enésima vez a los habitantes de la casa de Guadalix de la Sierra. El Súper les llamaba en grupo y les hacía recapacitar sobre su actitud y parece que la bronca surtió el efecto deseado. De esa cita con la autoridad, Bea ha salido llorando, mientras que Meri ha derrochado muestras de cariño…

Los seis concursantes han permanecido durante una hora en el confesionario. La llamada del Súper les sorprendió a todos y después de salir de la reunión pudimos ver a todos muy pensativos. Según parece, todo guarda relación con la última gran bronca entre Meri y Bea.

Adara ha bromeado durante la prueba: «Entre las noticias del día tenemos una reconciliación ¡muy buena!», un comentario que ha surgido tras la reconciliación de Bea y Meritxell, la primera le decía a Meri: «Yo lo siento, me pierden las formas. Muchas de las cosas que digo, cuando me pongo así, no las siento. Os tengo muchísimo cariño y me joroba ser así» y ésta le ha contestado: «Yo tampoco quiero estar mal contigo, al final todos nos quedaremos con lo bueno».

Ya en la cocina, Bea ha querido pedir disculpas a todos sus compañeros: «Estamos locos, a mí se me va mucho la pinza y eso no puede ser. Mi problema es que cuando discuto trato igual a una persona que no quiero como a la que quiero. Me pongo a la defensiva, me siento atacada y empiezo a soltar cosas por la boca… Encima soy orgullosa y me cuesta pedir perdón».

Por su parte, Adara ha reconocido: «Y yo que soy como el fuego… y cómo lo necesitaba, yo ayer llegué a mi límite».

También Meri ha tenido unas palabras con Alain al que le ha dicho que «sabes que no me gusta estar mal contigo» y el francés le ha pedido que se controle en sus formas porque «la comunicación lo canta todo, hay que respetarnos cuando hablamos y sobre todo no debemos gritar».