El Norte de Castilla

Meritxell no aguanta más y estalla contra Alain

Meritxell no aguanta más y estalla contra Alain
  • La concursante le dice al francés: «¿Por qué me besas si no sientes nada?»

Alain y Meritxell han progratonizando un nuevo capítulo en su tortuosa relación. A pesar de que el francés solo buscaba amistad con la catalana, hace unas semanas ambos protagonizaron el primer 'edredoning' que no tuvo un final demasiado feliz, ya que minutos después de hacerlo, Alain mostró su arrepentimiento, aunque le duró poco ya que por la noche...más de lo mismo.

En ese momento de desencanto para Meritxell entró en la casa Simona que ha caído muy bien a Alain, provocando, a su vez, los celos de la catalana. Unos celos que se dispararon la pasada semana, durante la tradicional fiesta de los viernes, en la que la rumana decía a Alain: «Ven a bailar, Alain. ¡Mueve ese culo!», a lo que éste le respondió: «No te preocupes, mi culo se mueve». Ante este buen entendimiento entre rumana y francés, Meri acudió al Súper para decirle: «Cada dia se me hace más difícil actuar como si nada, como Alain duda de mí... Es lo que hay».

Pero lo peor de la noche llegó cuando comenzaron un juego de preguntas, en el que cuestionarion al francés sobre si siente algo por alguien de la casa que sea algo más que amistad, a lo que Alain respondió negativamente. «¿Sientes algo por alguna chica de la casa que aunque no sea amor es más que amistad?», insistió Rodrigo, pero el francés volvió a ser tajante con un 'no'.

En ese momento le preguntaron por su relación con Meri, a la vez que le dijeron que él nunca se moja. En ese momento, Meritxell ya no podía seguir mordiéndose la lengua y estalló: «No, Alain. No te mojas en todo. Te mojas en lo que quieres. Ahora voy a hacer yo las preguntas. Te piensas que, a lo mejor, toda la casa no sabe que nos hemos besado y nos hemos besado. Todo el mundo lo sabe en esta casa». Alain al oír el comentario no cesaba de preguntarle «¡¿y qué?!». Y Meritxell continuaba: «Yo ya lo digo porque no aguanto más, básicamente. ¿Te piensas sinceramente que me vas a besar una noche, me dices a la mañana siguiente que todo ha sido un error, la noche siguiente se repite, la segunda noche se repite y yo hago como que nada sucede en esta casa?».

La catalana continuaba inundándole de razones a Alain: «Que te tengo que ver por la mañana siguiente, 24 horas al día, tragarme que estoy comiendo a tu lado, hacer todo normal, hacer que nada sucede en esta casa, cuando ya sabes que hay sentimientos por mi parte hacia ti, que te los dije a la mañana siguiente que sucedió y a la tercera mañana qué sucede, tú me dices que no te he dicho que me gustas» y concluyó diciéndole: «Todo el mundo lo sabe en esta casa, tú lo sabías el primero. Me dices que te pida perdón por hacer lo que siento en el momento. Pídeme perdón tú por no hacer lo que sientes en el momento, porque creo que es muy egoísta, esa es la diferencia. Por eso te dice todo el mundo que no te mojas, Alain. Y te lo dice la persona que a lo mejor más te quiere de esta casa».

Esta larga explicación tuvo la contestación de Alain: «Me gustaría más a mí estar aquí con alguien y sentirme enamorado y sentir una pulsión o algo fuerte y aprovechar al máximo esta experiencia magnífica que es 'Gran Hermano', pero no es lo que está pasando. Te tengo mucho aprecio, te tengo muchísimo cariño» y añadió: «Nos hemos acercado muchísimo los últimos días, las últimas semana... tanto que pasaron tres días que estuve pensando 'a lo mejor...', pero no. Tuve una duda, una duda de tres días, en la cual pasaron unos acercamientos, simplemente, pero no, me di cuenta de que no, que me estaba equivocando y punto».

El francés acababa sus explicaciones argumentando: «Simplemente porque durante esos tres días pensé: 'A lo mejor esta chica te puede gustar, pero como estás en un concurso que las cosas se magnifican, quizás te estás equivocando, te estás liando tú solo. O sea que date tiempo, no te precipites, deja que pasen tres días o deja que pase el tiempo y cuando notes o sepas que estás seguro de lo que sientes, pues hablas con esa persona'. Pasaron tres días, en tres meses, que no es nada y me di cuenta que no, que no iba a poder sentir nada, simplemente por tu forma de ser, tu carácter y cómo actúas... a mí no me vas a complementar nunca en la vida. Yo jamás te voy a poder hacer feliz y tú a mí tampoco».