El Norte de Castilla

Un mes haciendo cola para ver a Justin Bieber

Un grupo de jóvenes hace cola para el concierto de Justin Bieber.
Un grupo de jóvenes hace cola para el concierto de Justin Bieber. / efe
  • Una chica de 17 años dice que se ha saltado las clases del instituto, pero «con el visto bueno» de sus padres

Un grupo de unos 30 jóvenes llevan 'acampados' a las puertas del Palacio de los Deportes de Madrid un mes para ser los primeros en entrar al recinto y ver a su ídolo, Justin Bieber, el próximo 23 de noviembre, un día después de su actuación de Barcelona.

Chicos y chicas de diferentes lugares de España, provistos de esterillas, guantes y gorros, hacen guardia desde hace un mes para ver lo más cerca posible al cantante canadiense. Una de estas chicas, la malagueña de 17 años Natalia Alonso, ha admitido en declaraciones a la agencia Efe que se ha saltado desde hace un mes las clases del instituto pero deja claro que «con el visto bueno» de su familia porque, argumenta, «lleva un año esperándolo», es decir, desde que salieron a la venta las entradas.

El grupo está formado por una treintena de amigos que comparten su pasión por el músico. Es el caso de Naomui Forcelledo, de 19 años, que trabaja en un restaurante de comida rápida a la vez que estudia danza, y aún le sobra tiempo para venir a hacer los turnos de su grupo, el tercero por orden de llegada. La joven reconoce que durante los últimos días se ha incrementado la atención mediática hacia ella y los otros 'believers'.

Sobre la espera, un joven canario aclara que es «muy llevadera». Éste organiza el segundo grupo de seguidores que siguen al pie de la letra un esquema que tienen impreso y que discuten, si es preciso, en el grupo que han formado en WhatsApp.

Para Cristina Ruiz, de 19 años, esta larga espera resulta más fácil por el apoyo de sus padres, que como a algunas de sus compañeras tienen en sus padres «la intendencia» precisa de transporte y comida.

La mayoría de estas fans es la primera vez que van a un concierto en director de su ídolo, algo que será muy especial, como señala Jennifer Barreto, una joven malagueña de 18 años que estudia Gastronomía en Madrid.