El Norte de Castilla

Angelina Jolie y Brad Pitt.
Angelina Jolie y Brad Pitt. / AFP

El divorcio de Angelina Jolie y Brad Pitt se complica

  • Unas grabaciones podrían colocar en difícil situación a la actriz

El pasado 21 de septiembre Angelina Jolie presentaba una demanda de divorcio, poniendo fin a la idílica pareja que formaba junto a Brad Pitt.

Casi dos meses después, el actor y productor reapareció ante el público muy delgado, sin su anillo de casado y con aspecto de dormir poco y mal, aunque algo sonriente, en el estreno de la película 'Aliados', en Regency Village Theatre de Los Angeles. En un principio pocos esperaban la presencia del actor en la 'premiere', pero después de ser absuelto de los cargos de «abuso de menores» que Angelina había presentado contra él debido a un incidente con su hijo Maddox en un avión privado, el pasado 14 de septiembre, el actor quiso acompañar a la francesa Marion Cotillard sobre la alfombra roja, agradeciendo, además, el gran apoyo de sus fans: «Todos han sido muy amables conmigo», dijo.

Ahora, según recoge el diario 'The Sun', Angelina Jolie sería quien estuviera contra las cuerdas. Según el diario, existen unas grabaciones que pondrían dejar en evidencia la estrategia de la actriz y activista para desacreditar la imagen de Pitt, con objeto de incapacitarle para obtener una custodia compartida de los menores, según recoge la web de ABC.

Fuentes cercanas a la pareja han desvelado a 'The Sun' que si dichos audios llegan a hacerse públicos, «sería Jolie quien estaría en una posición muy comprometida. Son una bomba contra ella». Esas mismas fuentes añaden que, mientras que «Brad quiere llegar a un acuerdo maduro y dejar de enfangarse uno al otro», Jolie apunta en dirección contraria. Por el momento: «Nadie quiere jugar sucio, no es bueno para los niños, pero Angelina y su equipo parecen absolutamente empeñados en tratar de desprestigiar a Brad con el fin de detenerle en su empeño de conseguir la custodia compartida».

El aspecto monetario parece tener una más fácil resolución. Con una fortuna próxima a los 500 millones de euros, la pareja ha puesto a la venta sus propiedades en todo el mundo. Hasta el momento, han vendido el Château Miraval, en la Provenza francesa, por 55 millones de euros. Además, Brad Pitt ya tienen comprador para la casa que adquirió en el Barrio Francés de Nueva Orleáns. Dispuesto a desembolsar 4,4 millones de euros.