Amelia Bono da a luz a su cuarto hijo

Amelia Bono da a luz a su cuarto hijo

  • Nació el jueves, 27 de octubre, y la mujer de Manuel Martos ha querido dejar constancia de ello en su perfil de Instagram

Joyas y relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Selección de marcas especializadas en outdoor

Las mejores marcas a los mejores precios

¡Encuentra la cazadora que se adapta a tu estilo!

Hasta 90%

Moda casual para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

Relojes de moda para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡La moda que más te gusta al mejor precio!

Hasta 80%

¡Viaja con estilo!

Hasta 80%

Deportivas, botas y zapatos para hombre

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera al mejor precio

Hasta 80%

Marca española de moda para hombre

Hasta 70%

Accesorios y gadgets electrónicos

Hasta 90%

¡Moda y complementos con diseños originales!

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda urbana para hombre y mujer

Hasta 80%

Accesorios imprescindibles para tu día a día

Hasta 70%

Viste tu cama con la Denim más reconocida

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de moda para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Zapatos y botines de piel para hombre

Hasta 70%

Grandes descuentos en calzado

Hasta 80%

Selección de joyas exclusivas para hombre y mujer

Hasta 70%

Porque el descanso es salud

Hasta 80%

¡Joyas de tus marcas favoritas!

Hasta 80%

Relojes y brazaletes inteligentes

Hasta 80%

Cosmética de calidad al mejor precio

Hasta 90%

¡El calzado de moda a tus pies!

Hasta 70%

Amelia Bono y Manuel Martos vuelven a estar de enhorabuena, tras el nacimiento ayer jueves de su cuarto hijo al que han llamado Jaime y que se incorpora a una familia numerosa formada Jorge (6 años), Manuel (5 años) y Gonzalo (2 años).

Amelia ha querido compartir en su perfil de Instagram los momentos difíciles del parto, aunque para ella todo el esfuerzo ha valido la pena: «Querido Jaime, sé que me va a costar unos días recuperarme y poderme levantar con facilidad, doy por hecho que voy a pasar unas cuantas noches durmiendo muy mal por tu culpa, por experiencia te puedo decir que me vas a dejar agotada con tantos cuidados que vas a necesitar, pero quiero que sepas una cosa antes que nada, a mí, todo eso y más, me va a valer la pena sólo por verte la carita todos los días. Bienvenido, a partir de ahora tu padre y yo nos volcamos en que seas feliz el resto de tu vida!».