El Norte de Castilla

Rodrigo y Bea, de 'GH 17', se tiran los trastos

Rodrigo y Bea, de 'GH 17', se tiran los trastos
  • El madrileño le ha hecho saber a 'Naranjita' que no le gusta la actitud que está teniendo en la casa

Hace una semana, Rodrigo y Bea comenzaban su relación clandestina en 'Gran Hermano 17'. Siete días han sido suficientes para que hayan tenido su primera discusión, que comenzó cuando el madrileño le reprochó a la valenciana algunas de sus actitudes en la casa. «No me mola que seas así, pero tú eres como eres y haces lo que te sale de las pelotas. Hablas con prepotencia a todo el mundo. Te cachondeas de todo. Te estás riendo todo el rato de todo», le comentó Rodrigo a Bea, mientras se lavaban los dientes.

Estos reproches no los encajó bien 'Naranjita' que le preguntó, irónicamente, si a él también le estaba hablando con prepotencia. En ese momento, el de Villanueva de la Cañada le dijo que se creía mejor que el resto cuando Bea saltó: «¡Que yo no me creo por encima de nadie! Pues si piensas eso...».

«Te crees aquí algo que no sé... y te vas a pegar un castañazo», le respondió Rodrigo, antes de que Beatriz le preguntara «¿y qué hago?», pero entonces empezó un nuevo enfrentamiento. «A mí no me grites», le dijo él a ella que respondió: «¿Te estoy gritando?». «Te aviso antes de que lo hagas. No me gusta que seas así, no me mola que hables con prepotencia. Ya está. Ya se ha acabado», concluyó Rodrigo en la que ha sido su primera discusión en la casa desde que se besaran, cosa que volvieron a hacer para zanjar la pequeña disputa.

«Siempre lo hemos dicho, que no pegamos ni con cola, pues hala, pegamento», comentó Bea al Súper en el confesionario, el mismo lugar donde Rodrigo también afirmó que se sorprendió por haber encajado tan bien con alguien «con quien fuera me hubiese alejado al minuto, por su forma de hablar...».

La conversación entre los dos concursantes continuó y le recordó al madrileño que en el exterior sus amigas no la deben reconocer, a lo que Rodrigo le comentó: «Estás en ese camino en que dejas de ser choni y te conviertes en pija. Meritxell, déjale una camiseta básica. Ahora, lo que te podrías hacer es el flequillo ese que te pones para arriba». Esta confesión no le sentó nada bien a Meri, que señaló que a quien esté contigo le debes gustar como eres, aunque Bea apoyó a su chico. «Pues no, tía, porque si no acabas con el moñete y el chándal».

Cuando la pareja secreta se quedó de nuevo sola, volvieron a hablar de su relación. «Me describe como lo que no quiere y ¡toma!» dijo Bea sonriendo, mientras Rodri le decía «si me lo llegan a decir el primer día me descojono. No sé si estarán flipando más mis amigos o tus amigas».

Un apasionado beso puso fin a la larga conversación. Cuando apareció en escena Miguel, éste les dijo a ver si se lían de una vez, pero Bea no dudo en mantener su pacto de silencio y pidiendo a su compañero que dejaran ya la broma.