Dos concursantes de 'First Dates' se dan el lote en el baño

Dos concursantes de 'First Dates' se dan el lote en el baño

  • Enrique y Elisabeth protagonizaron una cita llena de pasión, con besos y cachetes incluidos

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

La cita entre Enrique y Elisabeth no apuntaba precisamente hacia el optimismo en el mágico restaurante de 'First Dates'. El joven, nada más comenzar su participación, le ha dicho: «Cuando te he visto no me has impactado». Pero, a veces, las citas pueden dar unos giros inesperados, como ocurrió anoche con nuestros dos protagonistas de ‘First Dates’, cuyos primeros minutos compartiendo mesa y mantel no fueron nada del otro mundo.

Pero los acontecimientos cambiaron radicalmente a raíz de que él reconociera que necesitaba «un poco más de oscuridad». Para encontrarla, recurrió a una de las camareras, Lidia, que recomendó a la pareja el reservado que hay en el restaurante. Allí, Enrique y Elisabeth pasaron a la acción y se fundieron en un apasionado beso con cachetes incluidos.