El Norte de Castilla

Paz Padilla se defiende de las acusaciones que la tildan de 'racista'

Paz Padilla se defiende de las acusaciones que la tildan de 'racista'

  • La presentadora de 'Sálvame' ha querido dejar claro que se lleva perfectamente con su compañera Carlota Corredera

Paz Padilla se ha puesto de plena actualidad en las últimas semanas y no precisamente por ser la presentadora de 'Sálvame'. Por una parte, la gaditana de 47 años se ha visto involucrada en una ola de críticas tras hacer comentarios en directo, tildados de 'racistas' al dirigirse a las personas de raza negra y, por otro lado, ha tenido que desmentir ante los medios su mala relación con la otra presentadora del programa, Carlota Corredera.

La semana pasada, Paz Padilla dijo que estaba sorprendida «con los negros». «Mi ‘mushasha’ es de Kenia y la quiero muchísimo. Me han sorprendido mucho los negros, de verdad, porque son muy trabajadores, súperhonestos y muy cariñosos». Un comentario que realizó en relación a una información sobre Raquel Mosquera y su exmarido, el africano Tony Anikpe. Además, añadió que «nunca había tenido relaciones con negros y que llama a su criada mi negra. La quiero muchísimo, de verdad».

Este comentario se convirtió en uno de los temas de conversación en las redes sociales durante la pasada semana, por lo que ante la situación generada, Padilla apuntó que «todo se malinterpreta». «Era mi cumpleaños y estaba agradecida a mi chica porque me hizo una sorpresa muy bonita que colgué en Instagram. No puedo decir nada más, eso fue todo», subrayó. La presentadora de 'Sálvame' también publicó una imagen de Anastashia, la encargada de cuidar su hogar, con una estatua de origen africano.

Padilla no solo habló de Anastashia, también lo hizo de su compañera Carlota Corredera después de la polémica surgida por la sustitución por parte de la segunda mientras la andaluza se marchó de vacaciones. «Son tonterías que se monta la gente. Me fui de vacaciones porque estaba cansada. Llevaba ocho años sin vacaciones y pedí descanso. Yo lo único que podía dar a Carlota era millones de besos y cuando volví me enteré que habían montado una historia. No salí a desmentir nada porque era una tontería. A Carlota sólo puedo darle las gracias», sentenció.