Penélope Cruz.
Penélope Cruz. / Efe

La revista '¡Qué me dices!' deberá indemnizar a Penélope Cruz por violar su intimidad

  • La publicación tendrá que pagar a la actriz 15.000 euros

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

El Tribunal Supremo ha condenado a la revista '¡Qué me dices!' a indemnizar con 15.000 euros a la actriz Penélope Cruz por haber vulnerado su derecho a la intimidad y a la propia imagen al publicar, sin su consentimiento, unas fotografías tomadas mientras estaba en una terraza privada, según una información de la Agencia Efe.

De esta manera, el Alto Tribunal confirma la condena de la Audiencia Provincial de Madrid contra Hearst Magazines, editora de la revista, argumentando que la notoriedad pública de un personaje «no le priva de mantener ámbitos reservados a su intimidad y de excluir del conocimiento público lo que concierne a su vida privada».

Según la Sala de lo Civil, las imágenes publicadas en 2009, y que mostraban a Cruz leyendo en una tumbona al lado de su pareja en una terraza privada, no se pueden incluir en el derecho a la libertad de información ya que su único objetivo era el de «satisfacer la curiosidad humana para conocer la vida de otros». Y, además, recuerda que su propia jurisprudencia ya estableció que la intromisión será ilegítima cuando las imágenes se tomen en un lugar privado o en uno público pero «recóndito, apartado, de difícil acceso, buscado por la persona afectada para preservar la intimidad o determinados aspectos de su imagen. No es posible exigir un aislamiento espacial extraordinariamente gravoso de estas personas para poder disfrutar de la privacidad a la que también tienen derecho ante el acoso de determinados medios de comunicación», concluyen los magistrados.