El Norte de Castilla

Lucía Rubio posa ligera de ropa para la portada de 'Interviú'

Lucía Rubio posa ligera de ropa para la portada de 'Interviú'

  • Esta argentina de 23 años, de origen humilde y con antepasados españoles, tiene claro una cosa: «Si Dios me dio este envase, ¿por qué debería avergonzarme de mostrarlo?»

Lucía Rubio, mitad española y mitad argentina, es la protagonista de esta semana de la portada de 'Interviú'. Esta joven de 23 años nació en el barrio Libertador, una de esas villas miserias argentinas, bajo condiciones precarias. Pero Lucía ha sabido salir de esas duras condiciones y convertirse en modelo, corresponsal en Buenos Aires de una televisión local y ahora amenaza con dar el salto en la gran pantalla. A pesar de formar parte de una familia evangelista, en la que su padre es pastor, ella se confiesa amante del erotismo en todas sus formas, la literatura, la pintura, la fotografía o el cine. Según apuntan los rumores, Lucía es una de las mujeres más codiciadas por futbolistas y medios. Pero para ella su prioridad es su carrera.

En la entrevista que le realiza 'Interviú' le preguntan a esta argentina de origen español, con antepasados en la corte del rey Fernando de Castilla que ¿Cómo se lleva eso?: «Me parece fascinante que mis antepasados hayan tenido que recorrer tantos kilómetros por mar y tierra para llegar no solo a mi amada Argentina sino a mi provincia, Córdoba».

Sobre sus antepasados en España, país que todavía no conoce, apunta que «de mi familia allí en España sabemos muy poco y mi esperanza es que quizás con esta portada pueda aparecer alguno de mis ancestros (risas). Sé que somos de Gijón y descendientes de Pascual Rubio, de Cañamar. He leído que tomó parte en las conquistas de Úbeda y Baeza junto al Rey Fernando III de Castilla. Los Rubio somos muy fuertes y combativos (risas). Y las mujeres somos todas unas reinas».

También habla de cómo ha caído en el seno de su familia evángelica que posara para la portada de 'Interviú': «Un día me senté frente a mi padre y le dije: 'Si Dios me dio este envase y fue su decisión, por qué debería avergonzarme de mostrarlo?'. Dios estará contento si nos enorgullecemos de como él nos ha dotado. Al principio les chocó un poco, pero finalmente me apoyaron y comprendieron que la belleza y el erotismo también son una industria, que bien realizada es trabajo honesto».