El Norte de Castilla

Iván González, en su trono en 'MYHYV'.
Iván González, en su trono en 'MYHYV'. / Telecinco

Iván González, de 'MYHYV', no quiere
ni ver a Ruth

  • La extronista Ruth García ha reaparecido en el programa de Emma García a través de un vídeo, que no ha sentado demasiado bien a Iván

Después de varios meses alejada de la televisión, Ruth García ha regresado a 'MYHYV', no directamente, sino a través de un vídeo dirigido al actual tronista Iván González, el chico por el que ella abandonó en su día el programa presentado por Emma García.

En el vídeo, Ruth ha repartido críticas para todas y cada una de las chicas que pretenden conquistar el corazón de Iván y le ha advertido que tenga cuidado con todas ellas porque, en su opinión, solo quieren promocionarse.

El vídeo no ha sentado nada bien al de Jerez de la Frontera, que ha optado por defender a sus pretendientas: «No entiendo por qué tiene que comentar todo esto. Con sus más y sus menos creo que tengo muy buenas pretendientas que han tenido que soportar mucho y no me ha gustado este vídeo».

No le ha gustado nada hasta el punto de que, preguntado si le gustaría que Ruth volviese al programa, Iván ha sido tajante: «No lo veo necesario y no quiero que venga pero si la queréis traer ¿qué queréis que diga?».

Pero Emma García ha confirmado que Ruth volverá al plato, aunque no ha dicho si se tratará de una única visita o se quedará para dificultar las cosas a las pretendientas de Iván. «Yo, con todo el respeto del mundo, le doy gracias por su opinión que creo que no venía al caso. Esperaba que hablara de nosotros».

Estas palabras crean dudas sobre los verdaderos sentimientos de Iván, quien reconoce que con Ruth ya ha pasado página, pero, a la vez, se siente decepcionado porque, cuando la felicitó por su cumpleaños, ésta no se mostró todo lo cariñosa que él esperaba.

Ahora, Iván se está pensando incluso su continuidad en 'MYHYV' porque, según él mismo ha reconocido, tiene una información sobre su pretendienta Rym que, de ser cierta, pondría en peligro su trono: «Ya serían demasiadas decepciones juntas».