El Norte de Castilla

Mercedes Milá, en una edición anterior de 'Gran Hermano'.
Mercedes Milá, en una edición anterior de 'Gran Hermano'. / Telecinco

Mercedes Milá dejó 'GH' por una «sensación de hartazgo»

  • Ante los micrófonos de la emisora catalana RAC1, Mercedes Milá confesó que no quiso volver a presentar 'GH' por «estrés y cansancio y porque no sabía de dónde sacar la ilusión»

Muda para los medios de comunicación nacionales, Mercedes Milá ha aprovechado su paso por el programa de Jordi Basté, en la emisora catalana RAC1, para explicar los motivos que le han llevado a abandonar 'Gran Hermano', razones que nada tienen que ver con todo lo que se ha especulado.

Milá reconoció que su salida del programa se debió, única y exclusivamente, al «estrés, cansancio y a una sensación de hartazgo. No sabía de dónde sacar la ilusión. Había días que me quedaba llorando en casa».

Como recoge la web del Ideal, Milá desveló cierta indignación con Paolo Vasile, el máximo responsable de Mediaset. «Cuando dije que me marchaba me dijeron que no lo hiciera, que no les podía hacer eso. Por eso pedí una oferta irresistible: un programa social y un aumento de sueldo por llevar dieciséis años sin tenerlo. Pero nunca llegó. Después Vasile publicó la nota de prensa que me pareció indignante porque parecía que lo que pedía iba a desestabilizar el programa y no era así. Ya no hubo más que hablar».

La que fuera presentadora de 'Gran Hermano' durante tantos años reconoce que no le es «fácil» ver la gala con Jorge Javier Vázquez al frente, aunque sigue tomando apuntes para intentar ayudar a la dirección de un programa que ha sido su vida y que la hizo «feliz durante muchísimos años». El reality ha perdido un millón de espectadores en esta edición, aunque Milá no relaciona este descenso con su marcha.

En ese mismo espacio radiofónico, Milá contó una anécdota relacionada con el paso de Koldo Sagastizabal por la casa de Guadalix. Cuestionada por el destino de este joven, alejado de los foco mediáticos, Mercedes narró lo sucedido con él: «Entonces se grababa el programa en una casa con menos seguridad que la actual. A ella entró un simpatizante de ETA y Koldo lo paró. Le dijo en euskera que aquel no era el lugar, que así no se hacían las cosas. Fue un momento grave, pero él fue quien paró eso. Es un chico inteligente, que está estudiando y apartado del mundillo».