El Norte de Castilla

Kris Jenner y Jennifer Lawrence en la cama con cara de sorpresa.
Kris Jenner y Jennifer Lawrence en la cama con cara de sorpresa. / Instagram

Jennifer Lawrence, nuevamente al desnudo en las redes

  • Una vez más, un hacker ha hecho de las suyas y ha filtrado imágenes íntimas de Jennifer Lawrence en las redes sociales

Con los pechos al descubierto, disfrazada con un traje de 'criada sexy', con bañadores y bikinis delante de espejos... Así aparece Jennifer Lawrence en las redes sociales, después de que haya sido hackeada de nuevo -ya lo fue en 2104-. De momento, no se sabe quién ha podido cometer semejante tropelía, pero algunos apuntan a que puede ser el mismo hacker que protagonizó el 'Celebgate', una filtración colectiva de imágenes personales y comprometedoras de varias celebridades como Kate Upton, Kaley Cuoco, Kirsten Dunst, Victoria Justice, entre otros.

La protagonista de 'Los juegos del hambre' vuelve a pasar por el mal trago de verse indifense ante semejante ataque, aunque esta vez la colección de fotografías ha sido más reducido que en ocasiones anteriores -llegaron a publicarse hasta 55 fotos suyas muy comprometedoras entre los años 2014 y 2015-. Ella aún no se ha pronunciado, aunque todos confían en que lo haga porque si de algo se caracteriza Lawrence es de no callarse ante las adversidades.

Cuando sufrió su primer ataque, la actriz lo calificó como «un crimen sexual» y añadió: «Es una violación. Es asqueroso. Solo porque sea una figura pública, porque sea actriz, no quiere decir que vaya buscando esto. No es parte de la profesión. Es mi cuerpo y debe de ser mi elección. Hay que cambiar las leyes, tenemos que cambiar. Por eso esas páginas web (que difundieron las fotos) también tienen que ser responsables».

Fue entre noviembre de 2012 y septiembre de 2014 cuando Ryan Collins hackeó las cuentas de más de 100 personas, entre ellas 18 celebrities. El autor de los hechos en el momento de la detención debía enfrentarse a 5 años de prisión por acceso sin autorización a los ordenadores protegidos con el objetivo de obtener fotografías y material íntimo. Al tratarse de un delito de este tipo lo máximo que podría llegar a cumplir son 18 meses.