El Norte de Castilla

Amancio Ortega ficha a Brooklyn Beckham

Amancio Ortega ficha a Brooklyn Beckham

  • El primogénito de David y Victoria se convierte en la imagen de Pull&Bear. Antes lo intentó como futbolista, pero fracasó

De tal palo, tal astilla. Y más si se trata del 'hijísimo' de David Beckham y Victoria, Brooklyn Beckham, el mayor de sus vástagos, que a sus escasos 17 años ya ha hecho sus pinitos como modelo y futbolista. El joven parece haber salido más a mamá que a papá y haberse inclinado por el mundo de la moda. La prueba es que ha fichado por Inditex para convertirse en la nueva imagen de Pull&Bear del millonario Amancio Ortega, colgando definitivamente las botas de fútbol. Tiene más aptitudes para ello: el Arsenal, equipo en el que jugó, no le renovó. Aunque para muchas aún le falta 'cocción' para parecerse a su padre.

Beckham junior, que visitará la semana que viene Narón (Ferrol) para ver el lugar en el que se conciben las colecciones y se dan las últimas puntadas a la ropa que promociona, tendría todo lo que la marca desea: «juventud, creatividad, compromiso social y medioambiental y un espíritu internacional». Además de unos 'papitos' más que famosos. Este año, además, la marca gallega celebra su 25 aniversario y está que tira la casa por la ventana.

Y aunque su padre David Beckham, que procede de una familia muy humilde, le ha intentado educar en la cultura del esfuerzo (le puso a trabajar el año pasado en una cafetería), el joven parece haber heredado las maneras pijas de la ex spice girl. Uno de los últimos caprichos del chaval ha sido aprender a conducir en un Mercedes Benz C-Class, valorado en 50.000 euros. Eso sí, no se ha podido librar de la 'L' de novatillo al igual que el resto de los mortales.

En lo que a amores se refiere también ha sido precoz y no ha dudado en pregonar a los cuatro vientos su relación con la guapa actriz Chloë Moretz, dos años mayor que él. El maniquí ha cogido varias veces el avión para visitarla en Estados Unidos y acompañarla a diferentes eventos, incluido el discurso de Hillary Clinton en la campaña electoral. Aunque las malas lenguas aseguran que habrían roto. Seguro que no le faltarán pretendientas. Ya tiene ocho millones y medio de seguidores en Instagram.