El Norte de Castilla

Paulina Rubio y Chenoa tampoco se quisieron perder la boda de Rocío Carrasco y Fidel Albiac

Paulina Rubio y Chenoa tampoco se quisieron perder la boda de Rocío Carrasco y Fidel Albiac

  • Nagore, la actual pareja de Sandra Barneda, fue una de las grandes sorpresas en la lista de invitados

Rocío Carrasco y Fidel Albiac se han dado, por fin, el esperado 'sí quiero'. Hasta una finca de Toledo en la que se celebró el enlance se desplazaron numerosos famosos que no se han querido perder la boda del año.

El portal 'Chance' ha publicado la listas de estos famosos que acudieron a la fiesta como es el caso de Carmen Borrego con su marido David Valdeperas, además del elenco de la presentadora de 'Hable con ellas', Sandra Barneda; después, Mónica Martínez y Alba Carrillo en el mismo coche y más tarde Marta Torné y Yolanda Ramos; también Juan Peña, Lara Dibildos, Miguel Poveda, Terelu y, para sorpresa de todos, Carmen Janeiro.

Los primeros que llegaron al Hotel ValdePalacios para comenzar con la gran boda fueron María Teresa y Edmundo, acompañados por Alejandra, la hija de Terelu. Más tarde lo hizo Chayo Mohedano, acompañada por su marido, y Carlota Corredera y Raúl Prieto. A la larga lista de famosos también se sumó Luis Rollán, Ángel Nieto, Fabiola Toledo, Roberto Arce, Kiko Narvaez y Roseta del Valle, directora de '¡Hola!'.

En la lista de invitados también podíamos leer los nombres de Chenoa y Paulina Rubio, que se trasladó hasta España para acudir a la boda de Rocío y Fidel. No hay que olvidar que Paulina fue una de las artistas elegidas para cantar con Rocío Jurado en su gran homenaje 'Rocío Por Siempre'. La mexicana llegó a una finca en una furgoneta de cristales blindados para que no la retratase ningún paparazzi.

Tampoco faltó a la cita Nagore Robles, actual pareja de la presentadora Sandra Barneda, aunque han preferido entrar por separado.

Una gran fiesta

El encargado de llevar a Rocío Carrasco hasta el altar fue su tío Antonio, en una escena que los amigos de toda la vida vivieron emocionados dado el increíble parentesco que Antonio tiene con el desaparecido Pedro. En el momento en el que la novía llegó al altar del brazo de su tío, Miguel Poveda entonó una de las canciones favoritas de la Jurado: «Vibro (Porque contigo vibro/ cuando tu boca se calla/ lo que tus ojos me gritan./ Cuando por fin se realiza/ lo más grande y lo más bello./Cuando te quedas cansado/y son tiernas tus caricias. Contigo siempre vibro)».

Después del acto oficial llegó la fiesta y la cena, ausente de protocolos, cada uno se sentaba donde quería o podía, según recoge Beatriz Cortázar en su artículo de ABC.