El Norte de Castilla

Iglesias, al PSOE: «Sería sensato trabajar a partir de lo que nos une»

vídeo

Decepción entre los miembros de Unidos Podemos. / Reuters

  • El líder de Unidos Podemos afirma que la confluencia "se ha revelado como el camino correcto. Estamos muy satisfechos y esperamos seguir caminando juntos"

Caras serias entre los dirigentes de Unidos Podemos. Finalmente, no ha habido 'sorpasso', ni en votos ni escaños y la formación morada ha obtenido 71 escaños. El líder de Unidos Podemos, Pablo Iglesias, ha sido claro: "Tengo que decir que los resultados no son satisfactorios. Teníamos unas expectativas diferentes".

Más información

Escoltado por buena parte de su ejecutiva y acompañado también por Alberto Garzón (IU), durante su primera comparecencia para valorar los resultados electorales, el candidato de la coalición a la Presidencia ha lamentado la "pérdida de apoyos" al bloque progresista y el crecimiento del PP con respecto a los comicios del 20 de diciembre. Ha insistido, eso sí, en que el espacio político de la coalición progresista "se ha consolidado", como anteriormente había indicado Errejón.

A partir de ahora, ha señalado, "toca reflexionar". Mañana lunes, las diferentes fuerzas políticas que conforman Unidos Podemos analizarán "en frío" los resultados a través de sus diferentes órganos, unos resultados que "no solo nos han sorprendido a nosotros, sino a todo el mundo".

Preguntado por los periodistas acerca de si la confluencia con IU ha sido positiva -la coalición ha empeorado los resultados que, por separado, obtuvieron Podemos e IU el 20 de diciembre en los llamados ayuntamientos del 'cambio'-, Iglesias ha sido tajante. "Independientemente de los resultados, consideramos que la confluencia se ha revelado como el camino correcto para tratar de acumular el mayor número de fuerzas posibles" para luchar contra las políticas del Ejecutivo del PP. "Estamos muy satisfechos -ha continuado- y esperamos seguir caminando juntos".

Con respecto a la posibilidad de llegar a un acuerdo con el PSOE, Iglesias ha indicado que ha escrito un mensaje a Pedro Sánchez del que aún no ha recibido respuesta, pero, ha señalado, que "sería sensato trabajar a partir de lo que nos une" y que confía en poder abrir un diálogo sobre un modelo "diametralmente distinto" a las políticas del PP. Eso sí, no entra en sus planes dar el visto bueno a un Gobierno del PSOE y Ciudadanos como el que ya rechazó en abril. "Creo que ninguna de las fuerzas políticas de Unidos Podemos prostituiría su programa a cambio de ningún puesto o cargo", ha subrayado al respecto. Si Unidos Podemos no apoya un ejecutivo de Sánchez con Ciudadanos, solo quedan dos opciones. O una coalición encabezada por el PP, o unas nuevas elecciones.

En cuanto a un posible Gobierno de mayoría de izquierdas, el líder de Unidos Podemos ha señalado que "lo tendrán que valorar los diferentes órganos de dirección" y que no descarta "ningún escenario". Y ha dado un aviso a navegantes: "Sería una imprudencia decir que Unidos Podemos ha tocado techo".

Proceso de cambio

"Queda noche, pero de confirmarse los datos, no son buenos resultados", afirmaba una hora antes el secretario Político y director de campaña de Unidos Podemos, Íñigo Errejón, visiblemente cabizbajo. Iba más allá: "No son los resultados que esperábamos, ni para la confluencia de Unidos Podemos ni para España". El director de campaña de la coalición indicaba entonces, con un 65% de los votos escrutados, que los resultados "retrasan un proceso de cambio político que comenzó el 15M y que es irreversible".

En este sentido, Errejón aseguraba que el espacio político de Unidos Podemos "se consolida", pero también ha lamentado que "no se dan los procesos de cambio a la velocidad que desearíamos". En todo caso, insistía Errejón, "daremos la cara ante nuestro pueblo y seguiremos con la mano tendida para que pueda conformarse un gobierno de progreso".

Los sondeos "fallan"

Prudencia y esperanza era el mensaje de Unidos Podemos poco antes de las nueve de la noche. Y es que los sondeos a pie de urna daban unos resultados espectaculares a la formación morada. El líder de Izquierda Unida, Alberto Garzón, era el primer dirigente de la coalición que salía a valorar el índice de participación y los resultados de las encuestas a pie de urna. Consciente de lo acontecido en las elecciones del 20 de diciembre, pedía "prudencia y precaución".

De confirmarse los resultados, señalaba el líder de IU, "estaríamos ante una oportunidad histórica en nuestro país". De los resultados se desprende, decía Garzón, que hay dos bloques, uno conservador y otro progresista, y que el progresista "podría alcanzar la mayoría absoluta". Una mayoría absoluta que, en su opinión, estaría "capitaneada por Unidos Podemos y en alianza con el PSOE si éste lo decidiera". Finalmente, no ha sido así.