Elecciones EEUU

Primer choque de Trump con su partido

Trump, durante un discurso en Alabama.
Trump, durante un discurso en Alabama. / AFP
  • Los republicanos del Congreso abandonan reforma de comité de ética tras un tuit del presidente electo

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

Los legisladores del Partido Republicano retrocedieron este martes en su decisión de recortar los poderes del comité encargado de investigar los atropellos éticos de los propios miembros del Congreso, después de que el presidente electo Donald Trump rechazara la medida. La bancada republicana había adoptado en la noche del lunes -que fue festivo en Estados Unidos- una modificación del reglamento interno que en la práctica tornaba virtualmente ineficiente al comité responsable de investigar la conducta de los legisladores. Pero "la enmienda fue retirada (...) de acuerdo unánime", dijo un asesor del liderazgo republicano.

La polémica apenas duró unas cuantas horas, pero ilustró la manera cómo el sucesor de Barack Obama, que llegó a la Casa Blanca cabalgando contra el status quo en Washington, pretender mantener su independencia frente a sus aliados republicanos en el Congreso. Según la reforma abortada, el Comité de Ética, que había sido creado en 2008, no habría sido suprimido pero se había pretendido rebautizarlo, y en vez de ser un órgano independiente habría quedado en manos de los propios legisladores, con poder para cerrar investigaciones en marcha.

Los republicanos se quejaban de que las investigaciones realizadas por ese comité no respetaban la presunción de inocencia. Grupos defensores de la transparencia y sus rivales del Partido Demócrata inmediatamente denunciaron la iniciativa, pero el tiro de gracia provino de Trump.

Aunque Trump coincidió en que el comité era "injusto", criticó la reforma de inoportuna. "Con todo lo que el Congreso tiene que hacer, ¿realmente debían hacer del debilitamiento de este organismo ético independiente, por más injusto que sea, su primera medida y principal prioridad?", expresó el presidente electo en la red social Twitter. Trump, que asumirá la presidencia el 20 de enero, sugirió a los legisladores: "¡Concéntrense en la reforma fiscal, en el sistema público de salud y muchas otras cosas que son más importantes!".

La líder de la bancada del Partido Demócrata en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, había señalado que la ética "es la primera víctima del nuevo Congreso" de mayoría republicana, y que se instala este martes. "Los republicanos dicen que quieren drenar el pantano de Washington, pero en vísperas de la juramentación del nuevo Congreso eliminaron el único organismo de supervisión ética independiente", agregó.

Kellyanne Conway, consejera de Trump, admitió el martes a la red de televisión MSNBC que la votación había sido una "sorpresa", ya que una de las promesas de campaña de Trump era precisamente "drenar el pantano" de políticos inescrupulosos y grupos de presión.