El Norte de Castilla

Elecciones EEUU

El mundo da un voto de confianza a Trump

El presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, junto a Donald Trump.
El presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, junto a Donald Trump. / Yuri Cortez (Afp)
  • Tras la sorpresa inicial y las reticencias de países como México y Cuba, las felicitaciones de todas partes del planeta no se hicieron esperar

Primero el planeta guardó la respiración. Más tarde tomó aire, mucho, por lo que pudiera ocurrir. El triunfo de Trump, inesperado y poco deseado fuera de las fronteras de EE UU, salvo contadas excepciones, trajo rápido consigo un sinfín de reacciones. Y sí, hay recelos. Vienen sobre todo de Méximo y Cuba, pero también un voto de confianza, más aún después de escuchar sus primeras declaraciones, en las que tendía su mano, en las que se mostraba menos Trump que nunca, en las que abandonaba su tono de candidato para adoptar otro más sosegado, dicen que de presidente.

España: Rajoy confía en Trump

El Gobierno de Mariano Rajoy confía en que Donald Trump sea un presidente de Estados Unidos distinto al candidato que fue. Al menos así lo ve el ministro de Exteriores, Alfonso Dastis, convencido de que «en las luchas electorales se dicen muchas cosas que cuando se está gobernando no se dicen». El nuevo jefe de la diplomacia apuntó que el ganador de las elecciones norteamericanas ha aportado con su personalidad «un elemento novedoso e importante» a la política de EE UU con manifestaciones que han podido «sorprender». Pero mostró su confianza en que esos exabruptos, según dijo en Onda Cero, no se reflejen en su actuación desde la Casa Blanca dado que el sistema norteamericano tiene «muchos contrapesos y poderes» que «condicionan el margen de actuación del presidente». El presidente del Gobierno, por su parte, envió un aséptico telegrama de felicitación, que por otra parte también hubiera servido para la demócrata Hillary Cllinton, y en el que recuerda al futuro inquilino de la Casa Blanca que España y Estados Unidos son «socios y aliados estratégicos».

El PSOE prescindió de lenguaje diplomático y mostró su «preocupación» por la etapa de «enorme incertidumbre» que se abre. El responsable de política exterior de la gestora socialista, Ricardo Cortés, señaló que Trump no era la opción de su partido, pero mostró su confianza «en las instituciones y sistema de control estadounidenses» para modular los planteamientos que ha defendido en la campaña electoral. El triunfo del candidato republicano fue la excusa para que Podemos y Ciudadanos se enzarzaran una vez más en una polémica sobre el populismo. Albert Rivera comentó que con la victoria de Trump «estarán contentos» en el partido de Pablo Iglesias porque al fin y al cabo «el populismo, sea de extrema izquierda o de extrema derecha, al final defiende lo mismo».

México: Alarma y desplome del peso

Para México el triunfo de Donald Trump fue catalogado de la peor «emergencia nacional» en décadas. Al miedo por su xenofobia le siguió el desplome del peso frente al dólar de 18 a 21. Políticos, artistas y editoriales se solidarizaron con los 35 millones de compatriotas que residente en Estados Unidos, de ellos unos 10 millones ilegales. El diario El Universal recordó que podrían enfrentar «uno de los peores escenarios posibles, con la promesa del magnate de construir un muro en la frontera y hacer pagar a nuestro país por él; replantear o incluso eliminar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y deportar a millones de indocumentados».

En esa línea se pronunció el analista Alejandro Hope: «es lo más cercano a una emergencia nacional que ha enfrentado México en muchas décadas». El conocido actor Gael García Bernal fue más contundente: «Construyan su pinche pared. La historia se hará cargo del plan fallido pa que México pague. Y para abrir los agujeros que siempre habrá».

Cuba: Un golpe al acercamiento

Muchos cubanos encajaron como un duro golpe que Trump suceda a Barak Obama, porque según ha prometido daría marcha atrás al proceso de normalización emprendido en diciembre del 2014 por el mandatario saliente y Raúl Castro después de 55 años de enemistad. El profesor Esteban Morales indicó que el Partido Comunista

«debe estar preocupado... esto puede representar un nuevo capítulo». Pero el ex diplomático retirado Carlos Alzugaray opina que los conservadores estarían satisfechos pues temían el rápido acercamiento Cuba y Estados Unidos. «Ha habido mucho rechazo a lo que se hizo con Obama. Muchos cubanos creen que una situación de enfrentamiento es mejor para la revolución». El gobierno cubano sigue reclamando el fin del embargo. Algunos confían que pueda más en Trump su lado empresarial y apueste por hacer negocios en la isla.

Reino Unido: «Mantendremos la colaboración»

«Mantenemos y seguiremos manteniendo una colaboración estrecha sobre el comercio, la seguridad y la defensa». El mensaje de felicitación que envió a Donald Trump la primera ministra, Theresa May, destaca los tres aspectos en los que su relación bilateral puede tener más dificultades. Trump ha expresado críticas al comercio con México y China, mientras May aboga por un comercio internacional más libre fuera de la UE. En seguridad, la incertidumbre es sobre el compromiso de Washington con la OTAN y en defensa se plantea un abanico de incógnitas, especialmente en la política hacia Rusia.

Argentina: Macri ofrece una alianza

En Argentina, el presidente Mauricio Macri, felicitó a Trump a través de las redes sociales y manifestó su esperanza de poder «trabajar juntos por el bien de nuestros pueblos».

Horas antes de la elección, su canciller, Susana Malcorra, había dicho que un triunfo de Trump supondría «un gran parón» en las relaciones de Argentina y Estados Unidos. Ayer, la funcionaria aceptó que»el pueblo norteamericano habló en las urnas», expresó su «pena» por la derrota de Hillary Clinton y asumió que el país deberá «adaptarse» al nuevo escenario.

Unión Europea: La UE tiende la mano con escepticismo

No iba a pasar, pero ocurrió. Llegó el 'Brexit'. Y ahora, la histora vuelve repetirse. Ganó Trump, perdió el mundo, enmudeció Bruselas. Su victoria conmocionó a una magullada Unión Europea, que ayer tendió la mano al nuevo presidente norteamericano para matener la colaboración ante desafíos como el terrorismo yihadista. El presidente del Consejo, Donald Tusk, y el de la Comisión, Jean-Claude, firmaron una carta en la que le invitan a celebrar una cumbre UE-EEUU cuanto antes y en la que dicen «confíar en que América, cuyos ideales democráticos han sido un faro de esperanza en todo el mundo, continuará invirtiendo en sus relaciones con sus amigos y aliados para ayudar a que nuestros ciudadanos y la población mundial estén más seguros y sean más prósperos». Por su parte, desde la OTAN, el secretario general, Jens Stoltenberg, recordó al escéptico Trump el principio básico de la Alianza, el todos para uno y uno para todos.

Francia: Hollande tendrá «vigilancia y franqueza»

Vigilancia y franqueza. Es la doble actitud que aplicará François Hollande a sus relaciones con Donald Trump. El presidente francés valoró que el acceso del candidato republicano a la Casa Blanca «abre un período de incertidumbre». «En este contexto, se necesita una Europa unida, capaz de hacer oír su voz y de promover sus políticas allí donde sus intereses y valores estén en juego», dijo en una alocución pronunciada en el Elíseo. «Están en juego la paz, la lucha contra el terrorismo, la situación en Oriente Medio, las relaciones económicas, y la preservación del planeta».

Vaticano: El Papa le pide que arregle conflictos

A diferencia del Gobierno italiano, que manifestó una clara preferencia por la derrotada Hillary Clinton durante la campaña, el Vaticano mantuvo un diplomático silencio que rompió ayer con un saludo a Donald Trump por parte del secretario de Estado, el cardenal Pietro Parolin. «Felicitamos al nuevo presidente para que su gobierno pueda ser verdaderamente fructuoso», dijo el purpurado, animándole a trabajar para conseguir cambiar la actual situación del mundo, en el que se vive una «grave aflicción y conflicto».

Alemania: «Profundamente conmocionados»

«Profundamente conmocionado» se mostró el gobierno alemán en una primera reacción de su titular de Defensa, Ursula von der Leyen, al conocer el triunfo de Trump. La canciller federal, Angela Merkel, fue mas diplomática al felicitar al ganador y ofrecer la estrecha colaboración de su gabinete, pero a condición de que «respete los valores comunes» como la democracia, la libertad y el respeto a la dignidad de las personas. Además recordó a Trump que asume «una responsabilidad que se deja sentir en todo el mundo», ya que Estados Unidos es una potencia económica y militar.

Rusia: Putin, dispuesto a recomponer relaciones

Desechada ya la posibilidad de que la vieja antagonista del Kremlin, Hillary Clinton, hubiera podido ocupar el despacho oval de la Casa Blanca y puesto que el que lo va a hacer, Donald Trump, dijo durante la campaña electoral que quiere mejorar la relación con Rusia, el presidente Vladímir Putin, aislado y acosado por las sanciones, se siente ahora muy esperanzado. Dice estar dispuesto a recomponer las relaciones con Washington aunque advierte que no será fácil. Durante la entrega de cartas credenciales celebrada ayer en el Kremlin, Putin advirtió que recuperar el pulso con Estados Unidos «no será un camino fácil dada la degradación en la que, lamentablemente, se encuentran nuestras relaciones».

«Repitiendo en parte el texto del telegrama de felicitación enviado ayer a Trump, Putin señaló que ese posible giro en las relaciones mutuas «beneficiaría tanto al pueblo ruso como el estadounidense e influiría positivamente en la situación a nivel internacional».

Irán: Incertidumbre ante el futuro del pacto nuclear

El cambio en la Casa Blanca hace temblar los cimientos del acuerdo con Irán ya que Donald Trump ha repetido en campaña que se trata de un «desastre» que podría llevar al mundo a un «holocausto nuclear», incluso llegó a afirmar que su «prioridad» es desmantelar lo acordado por el equipo de Barack Obama. Estas fueron palabras dirigidas al lobby judío de EEUU y el futuro del acuerdo dependerá del grado real de influencia que este lobby e Israel tengan en su política exterior. El presidente iraní, Hasan Rohaní, recordó que el pacto no se «cerró con un solo país o un solo gobierno, sino que fue ratificado por una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU y no puede cambiarse por decisión de un solo Gobierno». Pero la última palabra la tiene Trump, al que su vertiente de hombre de negocios puede ayudarle a equilibrar la balanza.

Desde Israel llegaron las felicitaciones del primer ministro, Benyamin Netanyahu, que llamó al ganador «auténtico amigo» del estado judío.

China: Sorpresa y cautela en China

Los chinos que ayer esperaban ansiosos información sobre la victoria de Donald Trump en el telediario de la tarde tuvieron que esperar un rato. Porque abrió con la conversación que el presidente Xi Jinping mantuvo con los dos astronautas de la estación espacial china. Parece una anécdota, pero refleja bien la acogida de la noticia en la segunda potencia mundial, cuyo gobierno exigió ayer a los medios de comunicación que enfaticen los escándalos de la campaña y minimicen el significado de la votación para desprestigiar la democracia. No obstante, Xi fue cauto. «Espero que trabajemos juntos para incrementar nuestra cooperación en todos los ámbitos, evitando la confrontación, con respeto mutuo, y con un control constructivo de nuestras diferencias». En un artículo, la agencia oficial Xinhua también hizo hincapié en los hitos que han marcado el último año las relaciones bilaterales: el tratado medioambiental y el acuerdo sobre Irán, dos temas en los que Trump podría tratar de dar un giro.