Rajoy avisa que una investidura de Puigdemont prolongará el 155

Rajoy en la clausura de un acto del PP de Sevilla. / Efe

El presidente del Gobierno ataca a los «oportunistas» de Cs por no ayudarles a tener grupo parlamentario propio en Catalunya

CECILIA CUERDOSevilla

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha dejado claro hoy que una posible investidura de Carles Puigdemont como presidente del Govern a distancia prolongará la vigencia del artículo 155 y la intervención de la autonomía. “Es necesario que todo el mundo actúe con responsabilidad, y una sola persona fuera de la realidad no puede condicionar el futuro de nadie”, ha reprochado.

En un acto del PP de Sevilla, el líder de los populares ha considerado que “las cosas están hoy mejor que hace unos meses” en Catalunya, por lo que ahora toca mirar y futuro y formar gobierno cuanto antes, dado que “la excepcionalidad no es buena”. Así, ha recordado que el Ejecutivo tuvo que “cesar” al Govern porque “se había instalado en la más pertinaz ilegalidad”, de ahí que reclame que el nuevo equipo de gobierno en Catalunya responda a lo que la gente le pide y recupere la seguridad económica en la región, permitiendo la vuelta de las empresas que se marcharon.

Sin embargo, ha insistido en que esta vuelta a la normalidad no pasa por la investidura de Carles Puigdemont. “Es ilegal, y va contra toda lógica, el sentido común y la razón”, ha explicado, subrayando que los catalanes tienen derecho a un presidente que les exponga en persona su programa político y que se someta puntualmente al control de los grupos parlamentarios de la oposición. Por eso, ha dejado claro que si el nuevo ejecutivo catalán no actúa dentro de la ley, “la ley actuará”.

En este sentido, Rajoy ha señalado que de la reciente crisis soberanista en Catalunya se pueden sacar varias cosas en claro. Entre ellas, que “España es una nación con instrumentos para defenderse, y que cuando se le ataca, se defiende”, y que “la ley se cumple, y todos están sometidos al imperio de la ley”. Pese a reconocer que se trata de una decisión difícil que ha tenido repercusión electoral y que se adoptó “pensando en el interés general y no en el de partido”, el líder del PP se ha vanagloriado de haber sido capaz de construir un “gran consenso nacional en defensa de la constitución, la ley y la soberanía nacional”.

Un consenso que, dice, quiere buscar para aprobar los presupuestos generales de este año o incluso para abordar la reforma del modelo de financiación autonómica, apelando en este caso a su disposición a sentarse a dialogar “con todo el PSOE, y no solo con parte”. Ha invitado directamente a los socialistas por gobernar en siete comunidades, reprochándoles sin embargo que “utilicen este tema para hacer mala política” y “no dé un solo paso para construir algo positivo”. “Si quieren un nuevo modelo de financiación, aquí estoy, pero necesito sus votos”, les ha advertido.

Clave preelectoral

Pero si de algo ha servido el acto de Sevilla ha sido para comprobar que el PP está ya en clave netamente preelectoral. En 2019 se celebran las elecciones municipales, autonómicas y europeas. También, insisten, las andaluzas, de ahí su presencia en la capital hispalense y la celebración de la convención nacional en la región para dar el resto en esa cita. En cualquier caso, y tras llamar a los militantes y afiliados a ir “casa por casa” para contar los logros del “partido de los resultados”, como ha calificado a su formación, ha sacado pecho ante su rival a batir en la búsqueda de votos en la derecha.

Rajoy ha dejado claro que su discurso en los comicios pasa de nuevo por los logros económicos y la creación de empleo. Y sin mencionarles una sola vez, la ha emprendido contra Ciudadanos, a cuyos miembros ha calificado de oportunistas. “Este partido no es una fuerza política de aficionados, sino curtido y bregado, que ha superado malos momentos y ha aportado mucho a la historia del país”, ha dicho, sacando pecho de su experiencia de gobierno frente a “otros, que no han gobernado nunca y no se sabe como lo hacen”.

Además, les ha reprochado que aunque el PP ha sido leal y “hemos buscado acuerdo con los partidos constitucionalistas, ahora algunos no quieren que la voz del PP se oiga en el Parlament” para que los defensores de la Constitución tengan la mayor voz posible, lamentó. “Lo siento, tendrán que explicarlo a nuestros votantes y a los suyos”, concluyó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos