Largas colas en los controles el primer día de huelga en el aeropuerto de El Prat

Colas en El Prat por la huelga de seguridad. / Efe

Los empleados ven «inviable» un pronto acuerdo con la empresa de seguridad Eulen tras reunirse ambas partes con la mediación de Aena

David Valera
DAVID VALERAMadrid

El aeropuerto barcelonés de El Prat vivió este viernes una jornada caótica en la que las colas para superar los controles de seguridad se prolongaron en algunos momentos una hora y media, aunque fueron remitiendo según transcurrió el día. La huelga parcial convocada por los trabajadores de la empresa de vigilancia Eulen en plena temporada alta turística para reclamar mejoras en las condiciones laborales tras denunciar jornadas de 16 horas por 900 euros, comenzó con el primer paro de 60 minutos a las 5.30 horas de la mañana. Una operación que se repitió tres veces más a lo largo del día y que, en principio, se reproducirá en próximas fechas.

Más información

De hecho, a pesar de que el comité de huelga, la dirección de Eulen y representantes de Aena como gestor aeroportuario, habían mantenido dos reuniones este viernes, al cierre de esta edición los trabajadores veían «totalmente inviable» cerrar un acuerdo inmediato que permitiera resolver el conflicto y desconvocar los paros. Si no hay un pacto, los empleados repetirán estas protestas parciales los días 6, 11 y 13 de agosto. A partir del 14 la huelga será de carácter indefinido.

A pesar de que en el primer encuentro celebrado por la mañana había cierto optimismo, la situación cambió al volverse a sentar las partes por la tarde en la consejería de Trabajo de la Generalitat, que también actúa como mediador. Así, el abogado del comité de huelga, Leopoldo García, admitió que «se ha avanzado poco» y alertó de que es difícil llegar a un acuerdo en tan breve espacio de tiempo. En este sentido, los trabajadores explicaron que estaban a la espera de una primera propuesta formal por parte de la empresa, algo que podría llevar varios días porque la compañía quiere comprobar diversas cifras.

Asimismo, este portavoz de los trabajadores rechazó que hubiese una huelga encubierta los días anteriores como apuntó la compañía y achacó las colas registradas en esas fechas al «incremento importante del tráfico» en estas fechas de verano en contraste con la «dimensión escasa de la plantilla».

En este sentido, el abogado resaltó que «la huelga no es un deporte, sino una penitencia dentro de la situación económica familiar de los trabajadores». Por ese motivo señaló que el objetivo de las protestas es que permitan conseguir unos «mínimos» que exigen los empleados.

Fomento defiende a Aena

Por su parte, el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, mostró este viernes su confianza en que los trabajadores y la empresa responsable de los controles de seguridad del aeropuerto puedan alcanzar un acuerdo lo más pronto posible. Además, defendió el papel de Aena al señalar que ha hecho «todo lo que estaba en su mano» para tratar de solucionar el problema ante las críticas de haberse implicado muy tarde.

En la jornada de este viernes las mayores aglomeraciones se produjeron en la terminal 2, donde el tiempo máximo de espera para superar el control de seguridad fue de más de una hora y media. Sin embargo, en la terminal 1 fue algo inferior y se situó alrededor de una hora. En cualquier caso, desde el aeropuerto recomendaron a los pasajeros llegar con al menos cuatro horas de antelación para evitar que las complicaciones pusieron en peligro coger a tiempo el vuelo.

Los pasajeros que esperaban su turno para superar el control se dividían entre el enfado por ser víctimas de un problema «ajeno» a sus intereses y quienes optaban por la «paciencia» y desdramatizaban la situación. De hecho, la situación por la tarde, donde también había convocados un par de paros, fue menos compleja y las colas en los pasos de control se redujeron a menos de media hora para recuperar la normalidad al final de la jornada.

Por otra parte, el ministro de Energía y Turismo, Álvaro Nadal, afirmó este viernes que el Gobierno actuará «con la máxima contundencia» para que los ataques contra el sector turístico "no se repitan ni un día más". De hecho, explicó que ya se ha puesto en contacto con los ministerios de Interior y Justicia para evaluar la situación y no descartó que la Abogacía del Estado se presente en defensa de los sectores turísticos.

Fotos

Vídeos