La región perderá 122 millones en 2018 al desligarse las pensiones del IPC

La región perderá 122 millones en 2018 al desligarse las pensiones del IPC
Fotolia

Los precios subieron el 1,7% en noviembre, pero las prestaciones solo se elevarán el 0,25%

Elisa Campillo
ELISA CAMPILLOValladolid

Tradicionalmente, las pensiones contributivas se revalorizaban cada año de acuerdo con la cifra que marcaba la variación anual Índice de Precios al Consumo (IPC) nacional del mes de noviembre previo a empezar el año al que se aplicaba esta actualización. A partir del año 2014, la reforma del sistema desligó las prestaciones del IPC y desde entonces se revalorizan el 0,25% cada año, el mínimo que marca la ley.

El pasado mes de noviembre el IPC avanzó en España el 1,7% con respecto al mismo mes de 2016, según los últimos datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Mismo incremento que, por cierto, se registró en el caso de Castilla y León, aunque el índice que en el sistema antiguo estaba ligado a la revalorización de las pensiones era el del conjunto del país y no así los datos regionales de cada comunidad.

Las prestaciones contributivas que se abonan en Castilla y León tiene un importe global de 555,9 millones de euros al mes. Con el actual sistema de revalorización, que implica una subida del 0,25% cada año, el importe total de las pensiones experimentará en 2018 un alza global de 1,39 millones de euros al mes. Si aún se aplicase el sistema antiguo, las prestaciones deberían revalorizarse el 1,7% el año próximo, lo que supondría que el importe global de las pensiones se incrementara en 9,45 millones de euros en cada paga. Es decir, con el nuevo sistema los pensionistas de la comunidad reciben, en su conjunto, ocho millones de euros menos cada mes, lo que, teniendo en cuenta las 14 pagas, se traduce en que en 2018 ingresarán 122,8 millones de euros menos. 122 millones de euros menos, por tanto, que se ponen en circulación en la comunidad; 122 millones menos que reciben los perceptores de los distintos tipos de prestaciones contributivas y que dejan así de ser susceptibles de seguir su ciclo en la economía regional a través del consumo.

Evolución en noviembre

En Castilla y León, el IPC volvió a avanzar el 1,7% en noviembre con respecto al mismo mes del año pasado, después de que en octubre la cifra cayera hasta el 1,5%, según los datos analizados por la Dirección General de Presupuestos y Estadística de la Junta.

Entre julio y septiembre, la comunidad encadenó cuatro meses en los que el alza de los precios se situó también en el 1,7%, cifra a la que se ha retornado en el penúltimo mes del año. Una estabilidad en la evolución de los precios que se produce desde la mitad del año, ya que 2017 arrancó con un incremento anual de los precios del 3,4% en enero, y que en febrero subió a un ritmo del 3,6%, después de dispararse tras haber permanecido gran parte de 2016 en negativo. En los meses de primavera del año actual, el IPC siguió avanzando, aunque lo hizo ya en valores inferiores al 3%, hasta descender a la cifra más repetida durante el año, la del alza del 1,7%.

En el conjunto nacional, la inflación también fue del 1,7%, un porcentaje que se elevó una décima con respecto al mes anterior. En general, la media del país ha seguido a lo largo del año una evolución similar a la que se ha ido produciendo en la comunidad, aunque no se disparó tanto en los meses de enero y febrero, ya que no pasó del 3%. Castilla y León se situó así en la media de las comunidades, cuya variación en el IPC abarcó desde un alza del 1,2% en Navarra y Murcia hasta una subida del 1,9% en Cataluña.

Por provincias, León y Segovia fueron las que más vieron incrementados los precios en general en el mes de noviembre, con una subida de 1,9% con respecto al mismo periodo de 2016, mientras que los avances más moderados se dieron en Zamora y en Salamanca, con sendas alzas del 1,4%.

«Desaceleración»

El ministro de Economía, Luis De Guindos, señaló tras la publicación de los resultados que en los próximos meses se producirá «una desaceleración adicional de la inflación desde los niveles actuales hasta el entorno del 1%», y de paso advirtió a los sindicatos de que «no se pueden trasladar a los sueldos subidas puntuales de la inflación general, tras las que está el comportamiento de la energía». El ministro insistió en que tras el repunte del IPC general del 1,7% en noviembre está el petróleo, «ya que la inflación subyacente se ha desacelerado una décima al 0,8%», informa Efe.

La estadística del INE divide los precios de los productos en distintas clasificaciones según su naturaleza. El IPC del grupo de carburantes y combustibles, al que hizo referencia el ministro de Economía, aumentó en Castilla y León el 7% con respecto a hace un año, la subida más fuerte de los últimos siete meses. Por su parte, los productos energéticos vieron incrementados sus precios el 5,9% en la comunidad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos