La recuperación anima la contratación (también estable) en las empresas de Castilla y León

Pruebas de selección de candidatos a un puesto de trabajo./JAVIER MARTÍN
Pruebas de selección de candidatos a un puesto de trabajo. / JAVIER MARTÍN

Las empresas que prevén aumentar plantilla registran la mayor alza de España y si la demanda sigue aumentando, el 37% harán contratos indefinidos

Ángel Blanco Escalona
ÁNGEL BLANCO ESCALONAVALLADOLID

Nada menos que del 7,3% al 17,6% han pasado las empresas de Castilla y León que prevén aumentar su número de trabajadores, según la Encuesta Anual Laboral del Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Este crecimiento de más de diez puntos (de 2015 a 2016) es el más acentuado de las 17 comunidades autónomas. La media nacional está en el 16,4% y viene del 10,6%, mientras que las comunidades con mayor porcentaje de empresas dispuestas a contratar son la C. Valenciana y Navarra, con el 19,9% y el 19,7%, respectivamente. Castilla y León ocupa el quinto puesto, por detrás también de Baleares (18,7%) y Madrid (17,8%). El año anterior se situaba décimo quinta.

El porcentaje de empresas españolas que, ante un aumento de la demanda, declaran que recurrirán a un incremento de la contratación indefinida se ha multiplicado prácticamente por dos desde el inicio de la recuperación, al progresar desde el 19,3% en 2013 al 37,9% en 2016. En la comunidad autónoma son algo menos, el 36,9%. Los resultados de la cuarta Encuesta Anual Laboral indican que, ante un aumento de la demanda, el 87,5% de las empresas españolas contratarían nuevo personal, frente al 91,3% de las castellanas y leonesas. La mayoría (54,4%) contrataría temporales. Otro 4,9% optaría por incrementar el número de horas trabajadas y el 2% aumentaría la subcontratación a otras empresas.

Si por el contrario se produjese una reducción de la demanda, el 71,2% de las empresas de la región se decantarían por reducir costes no laborales, el 52,7% por reducir costes laborales, el 40,3% bajarían sus precios y el 28,7% reaccionarían con un recorte de su producción.

Reducción de costes

El 27,2% de las empresas aplicaron algún tipo de medida de flexibilidad interna el año pasado, un porcentaje que en la comunidad autónoma se limitó al 22,6%. Coloca a Castilla y León cuarta por la cola, por delante de La Rioja (18,1%), Murcia (21,9%) y Asturias (22,1%). La comunidad donde más empresas adoptaron medidas de flexibilidad para disminuir sus costes laborales fue Andalucía (33,8%).

Pese a ello, el 68,2%de las empresas de la región que fueron consultadas por el Ministerio respondieron que las medidas de flexibilidad no lograron disminuir los costes, el 4,1% obtuvieron bajarlos entre 5% y el 10%; el 3,9% entre el 0% y el 5%;el 3,6% de las empresas, entre el 10% y el 20% y otro 1,8%, más del 20%. Hay un 18,5% de empresas que no saben cuantificar la disminución.

El 16% de las empresas de Castilla y León realizaron algún despido el año pasado, frente al 17,2% de media nacional

Entre ese 22,6%de empresas de Castilla y León que flexibilizaron su modelo laboral, el 2,9% alteraron sus remuneraciones, el 1,7% bajaron los salarios y el 0,9% suprimieron o disminuyeron conceptos extrasalariales. El 8,2% variaron su jornada laboral, bien fuera reduciéndola, ampliándola, suspendiendo contratos o distribuyéndola de forma irregular. El 1,5% de las empresas pusieron en práctica medidas de movilidad funcional y el 1,7%, de movilidad geográfica. Las medidas de flexibilidad interna más aplicadas fueron los cambios de contratos según el tipo de jornada, que implicaron al 12,5% de las empresas. El 4,4% sustituyeron o transformaron contratos a tiempo completo por contratos a tiempo parcial;mientras que el 10,1% hicieron lo contrario, es decir, sustituir o transformar contratos a tiempo parcial por contratos a tiempo completo. La encuesta explica que en una empresa se pueden haber aplicado una o más medidas de flexibilidad de forma simultánea.

Relaciones laborales

Entre las empresas que no aplicaron medidas de flexibilidad interna, el 79,7% dijeron que fue porque no existió la necesidad;el 12,1% porque optaron por realizar despidos; el 5,2% porque eligieron la finalización / no renovación de contratos temporales y el 1% porque pospusieron las medidas de flexibilidad hasta 2017.

Otro 33,6% de empresas de Castilla y León pusieron en marcha otro tipo de medidas. El 16% realizaron despidos (en el conjunto de España esta respuesta fue dada por el 17,2% de las empresas);el 15,9% redujeron costes no laborales (excepto inversiones) y el 10,4%, redujeron inversiones. Otro 7,8% redujeron el número de trabajadores con contrato temporal (9,2% en la media nacional).

Además de información relativa a las medidas de adaptación de las empresas ante cambios en las circunstancias económicas, la encuesta aborda también cuestiones como las relaciones laborales, la formación que las empresas proporcionan a sus trabajadores y aspectos relacionados con la prevención de riesgos laborales.

Así, incluye una pregunta acerca de ‘en qué grado se adapta a las necesidades de la empresa su convenio colectivo’, en caso de tenerlo. El 58,6% de las de la región responden que bastante (53,4% en toda España);el 19,3% dicen que mucho; el 17,8% que poco y el 4,2%, que nada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos