UGT plantea rebajar a 50 años la edad para las ayudas a la contratación

Angulo, Barrera y Santa Eufemia, este viernes. / UGT

El sindicato ha presentado este viernes su balance sobre la situación del mercado de trabajo en Castilla y León

EL NORTEValladolid

El vicesecretario general de UGT Castilla y León, Evelio Angulo, ha apuntado este viernes que en las negociaciones del Diálogo Social de cara a 2018 plantearán que las ayudas al empleo para parados mayores de 55 años se rebajen a los 50 y que además se eleve el mínimo de duración de los contratos a 12 meses, para que de esta manera puedan contar con hasta 16 meses de cotización.

Angulo, acompañado por la secretaria confederal de Políticas Sociales, Empleo y Seguridad Social de UGT, María del Carmen Barrera y el secretario de Política Industrial, Sindical y de Empleo, Raúl Santa Eufemia, han presentado este viernes el balance sobre la situación del mercado de trabajo en la comunidad, en el que concluyen que «la realidad es que la precariedad laboral lo domina todo», pues «por mucho que se diga que se crea empleo la situación es de una mayor temporalidad y parcialidad en los contratos, más incluso que en los peores años de la crisis económica».

Angulo ha considerado que en el debate del Estado de la Comunidad que se ha celebrado en las Cortes regionales esta semana se ha expuesto «una realidad que no se corresponde a la situación de precariedad que domina el mercado laboral», con una mayor temporalidad y parcialidad en los contratos.

En este sentido, la secretaria confederal ha aseverado que «por mucho que se diga que se crea empleo las cifras demuestran que, en términos nacionales, se han perdido 650.000 empleos indefinidos cada año desde 2010, hasta un total de 4,1 millones, los cuales se interpreta que se han transformado en contratos precarios, temporales y parciales» que no cotizan debidamente y «han situado a mucha gente en riesgo de exclusión».

Todo ello se traduce, a juicio del representante de UGT, en una «debilidad del mercado de trabajo que se debe recuperar», para lo cual se debe incidir, a través del diálogo social, con unas nuevas propuestas que se puedan tener en cuenta ya en 2018, centradas principalmente en las mujeres, pues la brecha salarial se ha incrementado hasta el 22%; los jóvenes menores de 35 años; y los parados mayores de 50 o 55 años.

Así, ha adelantado que en las negociaciones del diálogo social plantearán que las ayudas al empleo de este colectivo de personas de cierta edad se rebajen a los 50 años y que además se eleve el mínimo de duración de los contratos a 12 meses, para que de esta manera puedan contar con hasta 16 meses de cotización, informa Europa Press.

En el caso de Castilla y León, los datos que se muestran en el balance indican que, mientras los contratos indefinidos han crecido un 2,9% desde 2013; los temporales lo han hecho a más del doble de ritmo, al 7,1%. Por eso, ha vuelto a aumentar la tasa de temporalidad, que había caído en 2013 al 21%, y ahora se sitúa en el 23,6%.

El empleo a tiempo parcial, se señala en el documento, es otra de las manifestaciones de la precariedad y pasó de representar un 12 por ciento con respecto al total de empleo en 2008, llegó a situarse en el 16% en 2015, y en 2016 se ha quedado en el 15%.

Contratos de siete días

Con todo ello, Evelio Angulo ha aseverado que, para los trabajadores «no es posible salir de la crisis con contratos de siete días al mes o de una hora al día» y que además incide en que no crezca el consumo interno que, ha recordado, es lo que mueve la comunidad.

Mientras tanto, Raúl Santa Eufemia se ha detenido en la situación de los empleados públicos, ya que ha recalcado que viven también una situación de precariedad laboral, con datos como que la tasa de temporalidad ha aumentado hasta el 21,5%, mientras que entre 2012 y finales de 2016 se han perdido 14.000 trabajadores públicos.

Asimismo, se ha referido en la importancia de la negociación colectiva para lograr el objetivo de que «el 100% de los trabajadores esté bajo el paraguas del convenio», si bien ha reconocido que es una «tarea difícil más si cabe cuando las empresas no quieren repartir beneficios».

En este sentido, ha mostrado la disposición por parte de UGT para llegar a acuerdos, pero también la intención de establecer un mayor control y vigilancia sobre los acuerdos colectivos, pues ha subrayado que quedan muchos convenios colectivos pendientes de negociar, entre ellos seis de los once de ámbito regional. De hecho, en provincias como Ávila, quedan pendientes diez de los 14 convenios colectivos de ámbito provincial.

Fotos

Vídeos