La estacionalidad del sector servicios eleva el paro en 7.255 personas en noviembre

Oficina del Inem en Madrid. / Archivo

El total de desempleados alcanza los 3.474.284, con Baleares y Cataluña liderando el ascenso | La afiliación a la Seguridad Social desciende en 12.773 personas

David Valera
DAVID VALERAMadrid

El mercado laboral volvió a mostrar su estacionalidad y los efectos negativos que conllevan. Así, en noviembre el número de parados registrados aumentó en 7.255 personas, lo que deja el total de desempleados en 3.474.281 personas, según los datos del Ministerio de Empleo publicados hoy. Desde el departamento que dirige Fátima Báñez resaltaron que este incremento es inferior al alza de 24.841 personas de noviembre de 2016.

Sin embargo, en algunas comunidades como Baleares o Cataluña la destrucción de empleo fue la más intensa en este mes desde 2009 con una incremento del paro de 12.586 y 7.400 personas, respectivamente. Por su parte, la afiliación a la Seguridad Social en toda España también se redujo en 12.773 personas, dejando el total de ocupados en 18.417.756.

A falta del inicio de la campaña de Navidad, donde presumiblemente las contrataciones -temporales- permitirán una mejora del paro, en noviembre la estacionalidad quedó reflejada en el mal comportamiento laboral del sector servicios. En concreto, en este segmento el número de desempleados se incrementó en 23.048 personas. Por contra, se redujo en construcción (-3.727), en la agricultura (-2.929), en la industria (2.977) y en el colectivo sin empleo (-6.160). En cualquier caso, el Gobierno ha defendido que el paro en tasa interanual se ha reducido en 315.542 personas

Una vez más el paro femenino salió peor en la foto. El número de desempleadas se incrementó en noviembre un 0,35% con 6.969 paradas más, que eleva el total hasta 2.008.618. Por su parte, el número de desempleados masculinos se mantuvo casi estable con un ligero aumento de 286 personas, de manera que el total de desempleados se situó en 1.465.663. Por otra parte, el paro juvenil (menores de 25 años) descendió en 5.999 personas, lo que no evita que España siga liderando junto a Grecia la tasa de paro de este colectivo en la UE.

1 de cada 10 contratos son indefinidos

El número de contratos registrados durante noviembre fue de 1.818.339, lo que representa una subida de 74.631 (4,28%) sobre el mismo mes de 2016. Los contratos indefinidos fueron 170.732, lo que apenas representa el 9,39% de los firmados. Desde Empleo alegan que se ha producido una mejora del 10,3% en tasa interanual (en comparación con los firmados en el mismo mes del año pasado) que supone un mayor ritmo que el aumento de los contratos indefinidos (3,7%).

Sin embargo, esta diferencia es lógica porque el nivel de contratos indefinidos es más pequeño y, por tanto, es más fácil de registrar incrementos más potentes. En cualquier caso, sólo 1 de cada 10 contratos que se firmaron en noviembre fue indefinido. Pero además, dentro de los 170.732 contratos de esta modalidad, sólo 100.527 fueron a tiempo completo, ya que 70.205 fueron a tiempo parcial.

El grueso de la contratación (1,63 millones de contratos) de noviembre fueron de carácter temporal. Pero es que dentro de esta modalidad, los más utilizados son los temporales con jornadas a tiempo parcial (31,43%). Le siguen los contratos por obra y servicio a tiempo completo (27,04% del total). Los eventuales por circunstancia de producción a tiempo completo representan el 26,04% del total.

Menos beneficiarios de prestaciones

Asimismo, el número de solicitudes de prestaciones de desempleo en octubre ascendió a 652.699, lo que representa un 3,6% menos que el mismo mes del año anterior. Los beneficiarios existentes a final del mes fueron 1.808.995 con una disminución respecto al mismo mes del año anterior del 5,9%. La tasa de cobertura en octubre se situó en el 55,3%, lo que supone un ligero incremento respecto al 54,1% de hace un año.

Por su parte, el mes de noviembre tampoco fue beneficioso para la creación de empleo. Se perdieron 12.773 puestos de trabajo, una cifra inferior a la del mismo mes de 2016 (32.832), pero que está lejos de las cifras positivas registradas en 2014 o 2015.

En cualquier caso, desde el Gobierno destacaron que en tasa anual el número de ocupados se ha incrementado en 637.232 personas. El objetivo del Ejecutivo es alcanzar los 20,5 millones de ocupados en 2020 para recuperar así el empleo perdido durante la crisis.

La estacionalidad del mercado laboral volvió a quedar patente en este índice. De hecho, la hostelería fue la gran destructora de empleos con un descenso de 102.856 puestos de trabajo, lo que supone una caída del 8%. Por contra, la creación de empleo se concentró en la educación (28.400 empleos), el comercio (18.874) y el repunte de la construcción (15.846).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos