El paro de larga duración puede recortar la futura pensión el 40%

El paro de larga duración puede recortar la futura pensión el 40%
FOTOLIA

La pérdida varía según la edad y los años cotizados, la causa del paro, si hay subsidio, o si hay suscrito un convenio

Ángel Blanco Escalona
ÁNGEL BLANCO ESCALONAVALLADOLID

Quedarse en paro supone, en todas sus variantes (contributivo, subsidio de desempleo o cero ayudas), una pérdida o disminución de ingresos y una interrupción de la carrera laboral, por lo que se trata de una de las contingencias más perjudiciales para la futura pensión. Un daño que se ve incrementado si la situación de desempleo aparece a edades cercanas a la edad de jubilación, en las que las probabilidades de encontrar un trabajo estable son prácticamente nulas y la de encadenar largos periodos de paro está casi asegurada. Según explica un documento de UGT, «es necesario tener presente que los efectos que conlleva el desempleo en la pensión dependen de multitud de factores vinculados a la propia naturaleza de la pensión de jubilación (prestación definida y de cuantía variable) y a la situación personal de cada trabajador».

El alcance del desempleo sobre la pensión de jubilación varía de un trabajador a otro según sea la causa del desempleo; si se perciben ingresos; dependiendo de la edad y los años cotizados; de las bases de cotización mantenidas durante la vida laboral; del tiempo en desempleo; de si hay suscrito un convenio especial con la Seguridad Social; si se accede a la jubilación anticipada voluntaria, a la jubilación anticipada por causa no imputable al trabajador o a la jubilación ordinaria; etc.

El informe del sindicato pone como ejemplo el caso de un trabajador varón, con 54 años de edad en el momento en que se extingue su relación laboral (año 2016) por despido objetivo por causas económicas, encuadrado en el Régimen General de la Seguridad Social (grupo de cotización 4), 31 años efectivamente cotizados antes de la extinción laboral, que venía percibiendo en los últimos años un salario bruto medio anual de 27.360,02 euros, con cónyuge a cargo y dos hijos.

De haber seguido trabajando hasta la edad de jubilación habría llegado a cobrar una pensión de 1.954,28 euros al mes. En el caso del sujeto tipo, la pensión se estima en 1.186,13 euros (tras el desempleo y el subsidio de desempleo para mayores 55), lo que significa que recibiría el 60% de la que le correspondería de no haberse truncado su carrera laboral.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos