El inicio de la temporada veraniega reduce el paro en casi 100.000 personas y crea 87.000 empleos

Una oficina del Inem. / Efe

El número de afiliados registra un crecimiento récord en el último año de más de 670.000 hasta los 18,4 millones de ocupados

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOSMadrid

Casi 100.000 parados menos y 87.000 empleos más es el buen resultado que deja junio en el mercado laboral, lo que viene a significar que se mantiene como un mes tradicionalmente bueno pero no tanto como el año pasado, cuando logró unos registros récord de 127.248 desempleados menos y 98.432 ocupados más. El Gobierno achacó que no se hayan podido mejorar los resultados del año pasado al “peor comportamiento del sector agrario” debido a “una variable impredecible” como es la sequía.

Más información

Pese a esto, si uno se retrotrae a los últimos doce meses, se han ganado un total de 672.835 afiliados a la Seguridad Social, un incremento del 3,79% y el mejor registro tanto en términos absolutos como en tasa registrados desde 2006, según recalca la nota de prensa difundida este martes por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social. De esta forma, se superan holgadamente los 18,4 millones de ocupados, una vez sumados los 87.692, y el objetivo del Gobierno de lograr 20,5 millones en 2020 parece más cercano.

De igual manera, tras bajar el paro concretamente en 98.317 personas, el número de desempleados alcanza su nivel más bajo de los últimos ocho años y se sitúa en 3.362.811. Y también en este mes de junio se registra la mayor caída anual de toda la serie histórica: 404.243 parados menos, lo que supone una reducción cercana al 11% y que asciende hasta el 16,5% para el colectivo de menores de 25 años.

Y es que se crearon empleos en casi todos los sectores, pero como no podía ser de otra forma y más en un mes preludio de la campaña veraniega, la hostelería fue la que mayor tirón registró: 36.448 trabajadores se dieron de alta en junio, un 2,78% más. De igual manera, el comercio, inmerso ya en las tradicionales rebajas, tuvo también muy buenas cifras, con 31.344 nuevos afiliados, un alza del 1,34%. También hay otros sectores que se preparan de cara a las vacaciones estivales: las actividades administrativas y servicios auxiliares incorporaron a 21.259 personas (1,72%), sanidad creó más de 20.412 puestos (1,45%) y la industria otros 13.724 (0,78%). En esta línea, el régimen de los autónomos se incrementó este mes en 9.324 afiliados (0,29%) y pasa a tener casi 3,24 millones de ocupados.

Casi la mitad de parados no cobra prestación

Pese a la importante bajada del paro, la cara oscura es que prácticamente la mitad de los desempleados no cobra prestación. Así, pese a que la cobertura del sistema de protección por desempleo ha mejorado en mayo más de un punto porcentual, aún así se sitúa en el 46%. Los beneficiarios de prestaciones por desempleo existentes a final del mes eran 1.759.517, el 9,1% menos respecto al mismo mes del año anterior, tal y como reflejan los datos publicados este martes por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Por su parte, el gasto total en prestaciones de mayo ascendió a 1.355,7 millones de euros, un 8,4% menos que el mismo mes del año anterior.

En el lado contrario, la ocupación desciende en el sector de la educación coincidiendo con el final del año escolar (perdió 51.487 afiliados, casi un 6% menos) y -como ya se anticipó- los efectos de la sequía se dejaron sentir en la agricultura, cuyo régimen perdió 31.140 ocupados, una caída del 3,79%, tal y como resaltó en rueda de prensa el secretario de Estado de la Seguridad Social, Tomás Burgos, que hizo hincapié no obstante en que son “resultados muy positivos en línea con los meses anteriores”.

Si se eliminan los efectos de calendario, los buenos datos se mantienen y la afiliación crece en 53.690 personas, con lo que acumula ya 43 meses en positivo.

Por comunidades autónomas, la cifra de afiliados crece en todas menos en cuatro: Andalucía, donde desciende un 0,9%, Murcia, con una caída del 0,71%, La Rioja (-0,31%) y Navarra (-0,11%).

Excesiva temporalidad

La cara amarga del mercado laboral vuelve a ser la excesiva temporalidad que registra. Durante junio, de los casi 2,1 millones de nuevos contratos que hubo y que supone el mejor dato de toda la serie histórica de cualquier mes, apenas 166.000 fueron indefinidos, lo que representa que ni siquiera ocho de cada cien contratos son estables.

Por eso tanto el PSOE y Podemos como los sindicatos criticaron con dureza que el paro se reduzca con empleo precario, temporal y de mala calidad. Por su parte, la ministra de Empleo, Fátima Báñez, resaltó que en el primer semestre de 2017 se ha creado un 30% más de empleo que en el mismo periodo de 2016, que “fue un año excepcional para el empleo”, y que “la buena noticia” es que vuelve a haber un millón de jóvenes trabajando.

Fotos

Vídeos