El dinero ahorrado en planes de pensiones supone el 9,3% del PIB regional

El dinero ahorrado en planes de pensiones supone el 9,3% del PIB regional
Fotolia

La cantidad economizada por los castellanos y leoneses aumentó en 571 euros por persona en un año, aunque el número de partícipes bajó

Elisa Campillo
ELISA CAMPILLOValladolid

El ahorro acumulado por las familias de Castilla y León en planes de pensiones individuales creció el 4,02% en 2016 con respecto al año anterior, hasta alcanzar un importe conjunto de 5.173 millones de euros. Esta subida es mayor a la experimentada en el conjunto del país, donde se incrementó de media el 3,6% con respecto a 2015. La cantidad ahorrada en planes de pensiones individuales en toda España alcanzó los 70.493 millones de euros en 2016. Así se desprende del observatorio realizado por la Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva y Fondos de Pensiones (Inverco), que agrupa a la práctica totalidad de las instituciones de inversión colectiva españolas (fondos y sociedades de inversión), a los fondos de pensiones españoles y a las instituciones de inversión colectiva extranjeras registradas en la CNMV a efectos de su comercialización en España, así como a diversos miembros asociados.

Casi todas las comunidades autónomas aumentaron su patrimonio en planes de pensiones durante 2016, debido tanto a la revalorización de los activos, por efecto del mercado, como a las aportaciones netas de los partícipes. Castilla y León, aunque es la sexta comunidad en número de habitantes, es la quinta con más cantidad de dinero ahorrada en planes de pensiones por sus habitantes, a cierta distancia de la sexta, Galicia, y solo por detrás de Madrid, Cataluña, Andalucía y Valencia.

Por partícipe

La única región en la que el importe se redujo es el País Vasco, aunque los datos analizados por Inverco no incluyen el ahorro de las entidades de previsión social voluntaria (EPSV), entidades privadas sin ánimo de lucro, de carácter voluntario y social, que en el ámbito del País Vasco tienen como finalidad la previsión social complementaria de la Seguridad Social obligatoria y cubren contingencias variadas como jubilación, invalidez, desempleo, salud, decesos, incendios, etcétera.

Sin embargo, aunque la cantidad ahorrada ha aumentado en Castilla y León, el número de partícipes en planes de pensiones individuales ha descendido el 2,03% en la comunidad. Es decir, hay más cantidad ahorrada pero entre menos gente. En total, 526.486 castellanos y leoneses tenían en 2016 un plan de pensiones. Pero el de Castilla y León no es un caso aislado, sino una tendencia del conjunto del país. Mientras que la cantidad ahorrada creció de forma generalizada, el número de partícipes registró un descenso del 0,9% en España, caídas que se produjeron en la mayoría de comunidades autónomas excepto en Baleares y Canarias, donde creció, y Navarra, donde se mantuvo prácticamente estable con un ligero ascenso.

Por lo tanto, si la cantidad total ahorrada ha subido, pero el número de partícipes en planes de pensiones ha bajado, resulta obvio que el patrimonio medio por partícipe ha aumentado en Castilla y León en el último año, a razón de 571 euros más por persona, hasta una cantidad media de 9.826 euros por partícipe ahorrados en planes de pensiones. De hecho, aunque en 2015 había registrado un descenso, el patrimonio medio por partícipe es el más alto de los últimos cuatro años, que es el dato más antiguo que analiza Inverco.

En el conjunto del país ocurre lo mismo. La cifra es la más alta del periodo observado, que comienza en 2013. A excepción de Baleares, –debido a que allí el incremento de partícipes fue bastante elevado (superó el 6%)–, todas las comunidades autónomas registraron crecimientos del patrimonio medio. Lo que más llama la atención es la diferencia en la cuantía de este patrimonio medio por partícipe, que experimenta una amplia variación de unas regiones a otras. Navarra, con 14.491 euros invertidos en planes de pensiones individuales por persona, es la comunidad con más dinero ahorrado por partícipe, con una cifra el 61% más alta que la media nacional, y el 200% más elevada que la cuantía de la comunidad con menos dinero ahorrado por persona, Murcia. Entre ambas regiones hay una diferencia de casi diez mil euros.

Por otro lado, si se compara el patrimonio medio acumulado por partícipe con la pensión media anual de jubilación a finales de 2016, se observa que el ahorro acumulado en planes individuales en Castilla y León supone el 68% de la pensión pública de un año (de 14.445 euros).

La segunda que más invierte

El ahorro acumulado en planes de pensiones individuales en la región supone el 9,3% del PIB de Castilla y León, la tercera comunidad autónoma donde este porcentaje es mayor, solo por detrás de La Rioja (9,8%) y Navarra (9,6%). En el conjunto de España, este ahorro acumulado supone el 6,3% del PIB. A efectos comparativos, en 2016 el volumen de activos de los fondos de pensiones frente al tamaño de su economía, medida por el PIB, se situó en el 37% para la media de los países de la OCDE.

Castilla y León es además la segunda comunidad con mayor porcentaje de población que invierte en planes de pensiones individuales, ya que el 21,5% de los habitantes de la región canalizan parte de sus ahorros hacia este tipo de productos. El incremento de este porcentaje, que en 2014 se encontraba en el 20,5%, y la tendencia al alza de la región frente al descenso en otras comunidades han hecho que en dos años Castilla y León haya pasado a esta segunda posición desde la quinta que ocupaba en 2014, superada entonces por Aragón, La Rioja, Madrid y Cataluña. En el conjunto nacional, el porcentaje era del 16,8% en 2016, los datos más recientes. No obstante, desde Inverco aportan estas cifras matizando que «únicamente un porcentaje muy inferior realiza aportaciones periódicas».

Perfil del ahorrador

Más allá de los términos cuantitativos, el observatorio de Inverco analiza también los aspectos cualitativos, es decir, el perfil inversor de los partícipes en planes de pensiones individuales. El informe de las instituciones de inversión colectiva afirma que, siguiendo la tendencia de los tres años anteriores, el perfil medio del ahorrador en planes de pensiones individuales ha evolucionado hacia posiciones con mayor exposición a renta variable.

De hecho, desde diciembre de 2012 a diciembre de 2016 se observa que el porcentaje de ahorro acumulado en las categorías más conservadoras (renta fija y garantizados) es el 42,8%, lo que significa un importante descenso respecto al 62,6% que representaba en 2012. Por tanto, el patrimonio con alguna exposición a mercados de renta variable, incluidos los mixtos, se ha incrementado en 20 puntos porcentuales, hasta el 57,2% del total, en cuatro años. De hecho, de representar la tercera opción más elegida en 2012, el ahorro en planes de pensiones mixtos ha aumentado 18 puntos, hasta dominar casi la mitad del mercado (46,6%).

En Castilla y León, los planes mixtos también son los más elegidos –siempre según datos de 2016–, tanto en cantidad ahorrada como en número de partícipes (44,9% y 48,4%, respectivamente). A continuación se sitúan las opciones de renta fija, después los planes garantizados y, como elección más residual, las de renta variable. A pesar de seguir en ambos casos el mismo orden de importancia, varía un poco la distribución: en número de partícipes, los planes de renta fija suponen prácticamente el doble que los garantizados (29,5% frente a 15%), aunque en patrimonio ahorrado ambos están muy igualados (24,3% y 22,4%, respectivamente).

Soria, la cuarta de España

Sin embargo, aunque los planes mixtos son los más elegidos, no son los más cuantiosos: en patrimonio medio por partícipe ocupan la tercera posición en euros por persona. De media, cada plan de pensiones individual de tipo mixto tiene un valor de 9.104 euros al año, mientras que uno garantizado atesora 14.670 euros anuales, es decir, una diferencia de 5.530 euros. En el conjunto nacional la tendencia es muy similar a la de Castilla y León.

Si bajamos a la clasificación por provincias, la tendencia previsora de los castellanos y leoneses sigue destacando, tanto en patrimonio medio por partícipe como en número de partícipes por habitante. Si nos fijamos en los euros ahorrados de media por cada partícipe, se observa que siete de las nueve provincias de la comunidad se sitúan por encima de la media (Ávila y Segovia son las excepciones). De hecho, Soria destaca como la cuarta provincia española con más dinero ahorrado por partícipe en plan de pensiones, con 12.037 euros por persona y solo por detrás de Navarra, Guipúzcoa y Vizcaya.

Casi uno de cada tres segovianos, el 31,3%, es partícipe de un plan de pensiones individual. Esta cifra sitúa a Segovia como la provincia de España con mayor porcentaje de partícipes por habitante. En la segunda posición de la clasificación nacional le sigue, algo de lejos, otra provincia de la región: Soria, con el 24,6% de la población que ha contratado un plan de pensiones. En tercera posición se encuentra Lérida (24,3%). Dentro de la región, Zamora y León, con porcentajes de incidencia del 17,4% y del 19,9%, respectivamente, son las provincias con menos planes de pensiones por habitante.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos