Castilla y León pierde 18.500 empleados públicos en siete años

Una trabajadora atiende a una mujer en la oficina de la Agencia Tributaria en Valladolid. / G. Villamil

Los 161.668 funcionarios que se contabilizan este año en la comunidad suponen la cifra más baja de toda la década

Elisa Campillo
ELISA CAMPILLOValladolid

La evolución del personal de las administraciones públicas en Castilla y León presenta una reducción del 10,3% del volumen de empleados públicos en los últimos siete años, un comportamiento similar al que también se sucede a nivel estatal. Si en 2010 la región contaba con un total de 180.177 funcionarios en todos los niveles administrativos, en el año 2017 la cifra se ha reducido hasta los 161.668. Es decir, 18.500 plazas menos en siete años.

El mayor adelgazamiento se ha producido por parte de los trabajadores de la administración local, que se han reducido el 21,3% desde el año 2010 al pasar de 41.683 a 32.811. En este grupo, además, es donde se ha producido la mayor parte de la pérdida, pues prácticamente la mitad de los empleados públicos que han desaparecido en Castilla y León pertenecen a la administración municipal.

Los funcionarios de la administración estatal han pasado de 41.588 a 35.697 en estos siete años, una disminución del 14,2%, lo que los convierte en el segundo grupo que más se reduce. Los trabajadores de la administración autonómica, por su parte, han pasado de 87.721 a 84.407 en el mismo periodo. El autonómico, que es el más numeroso, es sin embargo el ámbito administrativo en el que menos se ha recortado el número de empleados públicos.

El ámbito universitario, por último, ha perdido en estos últimos siete años un total de 432 efectivos, una caída del 4,7% hasta situarse en los 8.753 actuales.

Cambios de tendencia

La evolución en los últimos diez años ha tenido constantes cambios de tendencia. El año 2010 fue el momento en el que el número de trabajadores públicos se situó en el nivel más alto de la última década, tras crecer de 2008 a 2009 y pegar un estirón de 7.000 empleados más en 2010. Sin embargo, en 2011 se volvió a la misma cifra que dos años antes. Los empleados ganados en 2010 desaparecieron el año siguiente en la misma proporción.

Desde ese momento el volumen de empleados públicos fue bajando progresivamente hasta el año 2014, cuando se registraron 163.877 empleados públicos en Castilla y León, y en 2014 la cifra comenzó a recuperarse, algo que no ocurrió en el conjunto nacional, que prosiguió con la merma de plazas. Sin embargo, en 2016 la cifra volvió a disminuir y en 2017 la tendencia sigue hacia abajo. De hecho, la cifra actual es la más baja de toda la década.

Fotos

Vídeos