Castilla y León lidera el incremento de la contratación temporal, que afecta ya al 25% del empleo

Carlos Castedo, Saturnino Fernández y Beatriz Sanz./EL NORTE
Carlos Castedo, Saturnino Fernández y Beatriz Sanz. / EL NORTE

CC OO arremete contra las empresas y administraciones que encadenan contratos para abaratar costes y coartar derechos

Ángel Blanco Escalona
ÁNGEL BLANCO ESCALONAVALLADOLID

«Las empresas y administraciones utilizan la contratación temporal como vía para ahorrarse costes de despido y, sobre todo, para disponer de un mayor grado de flexibilidad en sus plantillas y de un mecanismo para ejercer mayor presión sobre sus trabajadores». Comisiones Obreras ha alertado del fuerte incremento de la temporalidad en la contratación en la comunidad autónoma, «fraudulenta en ocasiones, como lo demuestra que uno de cada cinco eventuales que investiga la Inspección de Trabajo pasan a ser indefinidos». Castilla y León es la región donde más aumentaron el año pasado los empleos temporales, que ya suponen el 25% del total, un punto menos que en el conjunto de España.

El salario medio de las personas con empleo temporal es el 71,6% del que tienen aquellas con contrato indefinido. Además, estos trabajadores sufren más accidentes laborales (4,4 por cada 100, frente a los 2,4 de los fijos) y en no pocas ocasiones (el 28%de los casos), además de temporales son a tiempo parcial, lo que precariza aun más su situación.

«Los temporales viven peor y con mayor inseguridad, tienen restringido su proyecto vital, cuentan con menos posibilidades de defender sus derechos y reclamar mejores condiciones», ha alertado Carlos Castedo, secretario de Estudios y Asesoramiento Jurídico y Sindical de CC OO en Castilla y León. «Además, la sociedad también se resiente, porque tienen menos posibilidades de consumir, apenas pueden permitirse tener hijos y en muchos casos terminan marchándose en busca de un trabajo mejor».

La temporalidad, que afecta tanto al sector privado como al público –«el 23% en las administraciones, algo inaudito, muchas veces ilegal y siempre un mal ejemplo», ha señalado Saturnino Fernández, secretario de Empleo, Política Institucional y Diálogo Social– se caracteriza de un tiempo a esta parte por contratos cada vez más breves. El 42% de los realizados en España el año pasado fueron de duración inferior a un mes y el 28%, de un máximo de siete días.

«Además, se extiende la práctica de dar de baja a los contratados temporales durante los fines de semana y festivos para después volver a contratar a la misma persona –ha detallado Castedo–, lo que además de un perjuicio para el trabajador es un fraude para los ingresos de la Seguridad Social».

La labor de la inspección

Saturnino Fernández ha calificado de «encomiable» la labor que lleva a cabo la Inspección de Trabajo en este campo, pero ha advertido de que «cuenta con pocos recursos y trabaja con una normativa muy sutil, que en aras de la flexibilidad muchas veces tolera lo que es cuasi fraude». Fernández ha defendido que los contratos temporales «deberían tener más indemnización por despido y mayores cotizaciones a la Seguridad Social para limitar su uso y favorecer el empleo indefinido, pero no es así».

Para mayor agravamiento de la situación, el secretario de Acción Sindical de CC OO ha recordado que el Gobierno sigue sin activar la prórroga del plan Prepara de ayuda a los desempleados de larga duración con cargas familiares. «El 93% de quienes accedían a este programa proceden de un empleo temporal, ya que lo habitual es que no hayan generado el derecho a una prestación contributiva». En Castilla y León se beneficiaban del Prepara en su última convocatoria dos mil personas en cada uno de los dos periodos de seis meses de duración que fue convocado.

En la exposición de los datos más significativos de la situación de la temporalidad en el mercado de trabajo de Castilla y León, la técnico de la secretaría de Empleo de CC OO, Beatriz Sanz, ha llamado la atención sobre el hecho de que «el 43% de los nuevos contratos indefinidos registrados en la comunidad en 2016 fueron de ‘fomento de emprendedores’, una modalidad que se ha incrementado el 34% y es más precaria incluso que los temporales, ya que son contratos de un año en periodo de prueba y muchos de ellos terminan con el trabajador en la calle y sin indemnización, pese a haber computado como indefinidos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos