51.412 hogares de Castilla y León tienen a todos sus miembros en paro

Oficina del servicio público de empleo en Valladolid./G. Villamil
Oficina del servicio público de empleo en Valladolid. / G. Villamil

Las familias sin ningún ocupado recuperan su nivel más bajo en la región desde 2010

Elisa Campillo
ELISA CAMPILLOValladolid

La proporción de familias con todos sus miembros activos en desempleo –esto es, contando únicamente a los que están en edad de trabajar– se redujo el 8,2% en el último año en Castilla y León. Así, el 7,33% de los hogares de la comunidad no tienen ningún miembro ocupado, una proporción que es la más baja desde el año 2010, cuando en el segundo trimestre se anotó la misma cifra y en el tercero bajó dos centésimas, según la Encuesta de Población Activa (EPA) elaborada cada tres meses por el Instituto Nacional de Estadística. Desde entonces, la cantidad de hogares con todos sus miembros en paro en relación con el número total de familias de Castilla y León nunca se ha situado en un punto tan bajo como ahora.

No obstante, todavía quedan en la comunidad 51.412 núcleos familiares en los que todos sus miembros se encuentran en paro (en la comunidad hay un total de 701.400 hogares). Desde el inicio del siglo XXI, el momento en el que menos familias en esta situación hubo en la comunidad fue en el segundo trimestre del año 2007, justo a las puertas de la crisis, donde solo el 2,42% de los hogares castellanos y leoneses tenían a todos sus miembros en paro. Desde entonces la proporción empezó a subir hasta alcanzar su máximo en el primer trimestre de 2014, cuando las familias en esta situación representaban el 13,21% de los hogares de la comunidad. Su mínimo histórico es del 3,13%, en el año 2007. Ambas gráficas, la que marca la evolución regional y la que marca la nacional, discurren de forma paralela, aunque la de Castilla y León siempre se ha situado por debajo.

En el conjunto de España, el porcentaje de hogares con todos los miembros en paro es del 8,94%, punto y medio por encima del que se registra en la comunidad. La cuenta nacional, que tocó máximos del 15% en 2013, también se sitúa ahora en el punto más bajo desde el año 2009.

La situación de las familias con todos los miembros en paro empieza a consolidar una recuperación después de la crisis, pero todavía más se ha remontado la situación de las familias en las que todos los miembros tienen un trabajo, que siguen cada año marcando máximos una vez superados los peores años de la crisis, y cuyos niveles se asemejan a los que se alcanzaban en el año 2009, también en el tercer trimestre. En el 81,3% de los hogares de la comunidad todos sus miembros tienen un empleo, cifra que no ha dejado de subir año a año desde 2013, cuando en su primer trimestre se situó en 69,21%. Desde hace un año, el incremento ha sido del 1,2%, una subida que, si bien mantiene el sentido al alza, también es cierto que se ha ralentizado respecto a la tendencia de los años anteriores, cuando llegó a crecer a un ritmo del 5,8%. Lejos, en cualquier caso, se sitúa del 89,05% de familias con todos sus miembros con trabajo que se alcanzaba en el año 2007.

También en este caso, las gráficas regional y nacional discurren de forma más o menos paralela y, de la misma manera, los resultados son algo mejores en la comunidad. En el 76,6% de los hogares españoles todos sus miembros tienen un empleo, cifra que no ha parado de crecer desde que tocó mínimos en 2013 (63,7%), alcanza los valores del año 2009 y queda todavía lejos del máximo de 2007 (87,2%).

Parados de larga duración

De los 147.700 parados que hay en Castilla y León, según los últimos datos de la EPA del tercer trimestre, 75.800 llevan más de un año en situación de desempleo. Son más de la mitad, el 51%, del total de parados. La mayoría de ellos, 53.800, llevan incluso más de dos años sin encontrar trabajo. Son más de un tercio del total de los desempleados de la región.

El número de personas que llevan más de un año en el paro se ha reducido el 18,6% en el último año, y el 47,6% desde que se registró el máximo en 2013. Si atendemos solo a los que llevan más de dos años en el paro, observamos que la cifra de desempleados se ha reducido el 17,2% en el último año y el 43,6% desde 2014, momento en el que alcanzó su máximo.

De las muchas variables que estudia la EPA una de ellas es la distribución de la tasa de paro según los tramos de edad. Llama la atención que, mientras que la tasa de paro baja el 6,4% en términos generales en Castilla y León y desciende también en casi todos los grupos de edad, entre los jóvenes de 16 a 19 años la tasa de desempleo se ha disparado este último año el 11,3%. Es, de hecho, el único tramo en el que el paro ha subido desde el tercer trimestre de 2016, ya que todos los demás lo han reducido, aunque se mantienen en valores muy próximos a los de hace un año. Si la considerable variación en el grupo de los más jóvenes no influye mucho en la media es porque los parados de esta franja de edad apenas representan el 4% del total de desempleados.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos