El Norte de Castilla

La Junta persigue crear empleo de más calidad

El consejero de Empleo, Carlos Fernández Carriedo (i), saluda al procurador socialista Pedro González, momentos antes de comparecer, a petición propia en las Cortes de Castilla y León. / NACHO GALLEGO-EFE
El consejero de Empleo, Carlos Fernández Carriedo (i), saluda al procurador socialista Pedro González, momentos antes de comparecer, a petición propia en las Cortes de Castilla y León. / NACHO GALLEGO-EFE
  • El consejero Carlos Fernández Carriedo detalla en las Cortes sus prioridades en esta legislatura, con el objetivo principal de generar más puestos de trabajo y más empresas

El consjero de Empleo de la Junta de Castilla y León, Carlos Fernández Carriedo, ha priorizado los desafíos para la legislatura durante su comparecencia en las Cortes: crear más empleo y superar el millón de ocupados, lograr un empleo de mayor calidad mejor retribuido y más seguro, mejorar la formación y adaptación al mercado laboral para una mayor empleabilidad de los trabajadores, propiciar más oportunidades de empleo a aquellos colectivos con especiales dificultades para acceder al mercado de trabajo, hacer compatible la vida laboral y familiar, garantizar la protección de las personas que no han encontrado un empleo, y prestar una mayor atención a los autónomos y emprendedores.

Los tres últimos objetivos son la defensa de un compromiso territorial de las políticas de empleo que permitan un mayor desarrollo de distintas áreas geográficas, vincular las políticas de empleo con los desafíos demográficos y, finalmente, desarrollar todos estos acuerdos en el ámbito Diálogo Social.

Un millón de ocupados

El primer objetivo de esta legislatura es para la Junta la creación de más empleo y más empresas, que pasa por superar la cifra de un millón de ocupados, y hasta el año 2020 crear 8.000 nuevas empresas y aumentar en más de 1.000 las de base tecnológica.

En segundo lugar, la Consejería de Empleo tiene el reto de crear un empleo de mayor calidad: más seguro para combatir el repunte de los riesgos laborales por el incremento de la actividad, más estable con el fin de mejorar la creación del primer empleo tras la crisis, que tiene un carácter temporal, y con un nivel retributivo mayor que genere más derechos si finaliza el mismo.

Otro objetivo establecido por el consejero es mejorar la formación y adaptar al mercado laboral la preparación de los trabajadores que siguen sin empleo. En esta misma línea, el cuarto objetivo es mejorar las oportunidades de empleo de todos los trabajadores de la comunidad, con especial atención a aquellos que cuentan con mayores dificultades, priorizando a los colectivos de jóvenes, a los mayores de 45 años, a los parados de larga duración, a los que hayan agotado las prestaciones por desempleo, a las personas con cargas familiares, a los perceptores de la Renta Garantizada de Ciudadanía, a las personas con discapacidad y a las que se encuentran en situación o riesgo de exclusión social.

La conciliación

El quinto objetivo de la Consejería de Empleo en esta legislatura se centra en mejorar la conciliación, de forma que permita una mayor compatibilidad del empleo con la vida personal y familiar. En sexto lugar es necesario garantizar la protección a aquellas personas que todavía no han encontrado un puesto de trabajo.

El octavo objetivo se centra en la defensa del compromiso territorial de las políticas de empleo de la Junta que pueden convertirse en un factor decisivo en el desarrollo de determinadas áreas.

El noveno reto vincula las políticas de empleo con los desafíos demográficos, que sin ser la única medida que afecta al cambio demográfico es en periodos de recesión y destrucción de empleo cuando más se ponen de manifiesto las debilidades demográficas. Finalmente como último objetivo, de carácter básico, todos estos objetivos expuestos han de ser desarrollados en el Dialogo Social como instrumento fundamental en el desarrollo de las políticas de empleo de la comunidad.

Autónomos

Carlos Fernández Carriedo se ha comprometido también a «una atención especial» a los emprendedores y a los trabajadores autónomos, cuando Castilla y León supera la media nacional de implantación de los empleados por cuenta propia, así como a las empresas de economía social, como las cooperativas, las sociedades laborales y los centros especiales de empleo y de inserción.