El Norte de Castilla

Castilla y León registra su máximo de trabajadores extranjeros en cuatro años

  • Segovia y Valladolid, con más del 9% de aumento en un año, ocupan puestos de cabeza de España, y Salamanca, Ávila y Zamora, con cerca del 1%, en la cola

La recuperación económica hace que España vaya recuperando atractivo como lugar donde trabajar para los extranjeros y Castilla y León no tanto como la media nacional, pero también. El número de trabajadores foráneos se sitúa en 50.146 personas en la comunidad, después de dos años consecutivos de incrementos y en la actualidad, la cifra registra un crecimiento del 5,5% con respecto al año anterior. De hecho, un análisis del servicio de estudios de la empresa de recursos humanos y trabajo temporal Randstad pone de manifiesto que el número de afiliados extranjeros a la Seguridad Social en Castilla y León ha alcanzado la cota más elevada de los últimos cuatro ejercicios.

Este volumen, no obstante, se encuentra todavía lejos del censo que se produjo en los últimos años de la pasada década, cuando se superaron los 63.000 ocupados (entre 2007 y 2010). Desde los máximos, el retroceso a fecha de 2016 se sitúa en el 21,3% en Castilla y León, frente al 13,7% del conjunto del país.

El número de ocupados extranjeros en España ha aumentado casi un punto por encima del dato regional, el 6,4%, con respecto a la cifra registrada el año anterior. El incremento sirve también para recuperar los niveles que había en 2012. Ahora son 1,74 millones (en 2007 llegaron a ser 2,01 millones).

En 2014 se registró la cifra más baja de los últimos once años, con 1.57 millones de empleados. Después de que en 2007 y 2008 el número de trabajadores de este colectivo superase la barrera de los dos millones, posteriormente se produjeron seis años de descensos consecutivos.

Por edades, a nivel nacional, los extranjeros menores de 25 años son los que más crecen en el mercado laboral respecto en el último año (12%), seguidos por los mayores de 45 años (11%) y los que se encuentran entre los 25 y los 45 años (4%) Desde el punto de vista de los sectores productivos, más de 1,3 millones de ocupados de este grupo trabajan en el sector servicios, lo que supone el 76% del total.

Respecto del total de afiliados, el informe de Randstad revela que el peso de los ocupados extranjeros se ha situado en España durante los últimos once años entre el 9,5% y el 11%. Es decir, uno de cada diez trabajadores de España son extranjeros. Tras seis años de descensos consecutivos de esta tasa, entre 2008 (11%, el punto más alto) y 2014 (9,5%, el más bajo), 2016 ha vuelto a registrar un incremento, hasta situarse en el 9,8%. En Castilla y León esta proporción siempre ha sido notablemente inferior. Ahora está en el 5,6%.

En todas las provincias españolas salvo Jaén han aumentado su volumen de trabajadores extranjeros en el último año. Cuenca es la que experimenta mayor crecimiento, con un aumento del 18,5%. Por encima del 9% se sitúan Guadalajara, Segovia, Barcelona y Valladolid. Los menores incrementos, de España, por debajo del 2%, se dan en Orense, Cáceres, Salamanca, Ávila, Pontevedra y Zamora.

En el caso de la comunidad, además de Segovia (9,5%), Valladolid (9,1%), Palencia (6,8%) es otra de las provincias que mayor crecimiento muestran. Le siguen Burgos y León, con un crecimiento superior al 2,9%. Salamanca y Ávila (1,2%) y Zamora (0,9%) ocupan la cola.

Por otro lado, el 10,4% de los trabajadores extranjeros desarrolla su actividad en el sector de la agricultura, un índice que entre los ocupados nacionales se sitúa en el 6,1%. Ocurre prácticamente lo contrario en el sector industrial, donde la tasa de extranjeros supone el 6,7% del total, frente al 12,1% de los españoles.