El Norte de Castilla

Los veteranos no gustan a las empresas

Manifestación de la Asociación Parados en Movimiento de Laguna de Duero (Valladolid). / R. GÓMEZ
Manifestación de la Asociación Parados en Movimiento de Laguna de Duero (Valladolid). / R. GÓMEZ
  • Solo el 2,4% de las ofertas de empleo de Castilla y León se dirige a personas de más de 46 años

  • Más de seis de cada diez propuestas de trabajo se lanzan a los comprendidos entre 26 y 35 años

La edad del candidato y sus años de experiencia en el sector o en puestos similares al ofertado son los requisitos más comunes que establecen las empresas en sus ofertas de empleo a la hora de acotar la búsqueda de perfiles que mejor se adaptan a sus necesidades.

Como recuerdan la empresa de recursos humanos Adecco y el portal Infoempleo, las empresas, en sus procesos de selección, valoran de forma muy positiva que los candidatos tengan conocimientos previos sobre el puesto, pero también otra serie de competencias y habilidades profesionales que les sirven a las compañías para reconocer factores de tipo cualitativo con los que realizar una mejor evaluación de los conocimientos y capacidades del candidato. El problema surge cuando hay que acreditar y certificar esas cualidades que son menos visibles. Aspectos cuantificables como la edad o la experiencia laboral cobran, entonces, un mayor protagonismo y se convierten en uno de los sistemas más utilizados para evaluar distintos perfiles profesionales.

Muchas son las empresas que tienen en cuenta la edad a la hora de seleccionar o descartar un candidato. Si bien es cierto que no se trata de un elemento determinante para la contratación del profesional, sí lo es, en cambio para descartarle. Así, según un informe de Adecco e Infoempleo, el requisito de edad está presente en el 30,4% de las ofertas de empleo generadas en el último año en Castilla y León.

Aragón es la comunidad autónoma en la que una mayor proporción de ofertas hace referencia a la edad: el 37,8%. Le siguen País Vasco, con el 35,6%, la Comunidad Valenciana, con el 33,5%, y La Rioja, con el 33,3%. Por el contrario, Navarra, donde solo el 25,1% de las ofertas tiene en consideración la edad es la que menor importancia otorga a la edad. Le siguen Murcia, con el 27,3% y Madrid, con un 27,5%.

Los más demandados

La edad media requerida para cubrir la oferta de empleo en Castilla y León descendió ligeramente en 2015, al pasar de 34,21 años en 2014, a 32,39 años el pasado ejercicio. En el promedio nacional, pasó de 33,89 a 32,75 años.

La franja de edad más demandada en Castilla y León sigue siendo la que va de los 26 a los 35 años, con más del 64% del total de las ofertas. Sin embargo, el segmento de edad que más aparece en las ofertas de empleo es el comprendido entre los 26 y los 30 años, que recibe el 33% de las ofertas que indican edad. Le sigue muy de cerca la franja que va de los 31 y a los 35 años, presente en el 31,7%.

Por detrás, figuran los candidatos de entre 36 y 40 años, que engloban el 16,8% de las ofertas que hacen referencia a la edad, y los de entre 41 y 45 años, con un 8,6% de representación. Un año más, los mayores de 46 años son los peor parados. El número de ofertas que solicitan candidatos que estén dentro de sus últimos 20 años de vida laboral sigue cayendo y se queda en tan solo el 2,4%.

Otro de los colectivos que más sufre las consecuencias de la edad como requisito en las ofertas de empleo es el de los menores de 25 años. Ellos solo pueden optar al 7,4% de las ofertas publicadas en Castilla y León.

Categorías profesionales

El criterio de la edad, sin embargo varía en función de la categoría profesional demandada para un puesto de trabajo. Así, para los directivos la edad media requerida es de 34,8 años. Para los mandos intermedios, la media ronda los 32,8 años; para los técnicos, 32 años es la edad media requerida, y para los empleados, la edad promedio se queda en los 31,4 años.

Los mayores de 46 años, que son el colectivo que acapara un menor número de ofertas para todas las categorías profesionales, alcanzan su mayor expresión en los puestos directivos, aunque con un porcentaje mínimo, del 3,4%.

El sector servicios es la actividad que importancia otorga a la edad, con el 49,1% de las ofertas que establecen este requisito. Le siguen el sector comercio, con un 34,9%, alimentación, bebidas y tabaco, con el 34,5%, y el inmobiliario, con el 33,3%. Por detrás de ellos aparecen los sectores de banca e inversión (29,1%), metalurgia, mineralurgia y siderurgia (27,1%), hostelería y turismo (14,7%), construcción (12%), y sanidad (11,5%). En último lugar, el sector de Recursos Energéticos, que es el que menor importancia otorga a la edad de los trabajadores, ya que tan solo el 3,2% de las ofertas que se publican para trabajar en este sector hace referencia a este requisito.